Harry, un amigo que os quiere

TÍTULO ORIGINAL Harry, un ami qui vous aime bien

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Diminik Moll. Guión: Dominik Moll y Gilles Marchand. Intérpretes: Sergi López, Laurent Lucas, Mathilde Seigner, Sophie Guillemin, Liliane Rovere. 115 min. Adultos.

Tras American Psycho, Leyenda Urbana 2 o Ed Gein, casi nadie pensaría que aún se puede hacer una película de calidad con un asesino psicópata de protagonista. Pero aquí está Harry, un amigo que os quiere para probar lo contrario. Se trata de un original y divertido film francés, más próximo al drama social que al thriller.

En un coche viajan de vacaciones un matrimonio joven, Michel y Claire, con sus tres hijas pequeñas. La incomodidad, el aburrimiento, el calor enervan a los viajeros. En una estación de servicio se reencuentran casualmente Michel y Harry, que no se veían desde hacía veinte años, cuando iban al instituto. Harry siempre había admirado a Michel por su talento literario, y se sorprende al verle llevar una vida mediocre. Así que Harry, ocioso millonario, decide ayudar a su amigo para que se convierta en el gran escritor que siempre ha admirado. Con su ingenua e irritante sinceridad, Harry pondrá patas arriba la vida de esta familia, confirmando que hay amores que matan.

Dominik Moll (Intimidad), cineasta alemán establecido en Francia, combina con acierto el drama realista, la comedia y el thriller. Al recurso de un extraño que perturba la vida de una familia -ya utilizado en Intimidad- superpone una mirada irónica sobre la realidad cotidiana, que hunde sus raíces en las comedias de Jacques Tati. El espectador, víctima del humor de Moll, verá la lógica de las propuestas de Harry, sus aciertos y sus fallos, y será obligado a tomar partido, no siempre a favor de Michel.

La puesta en escena, sobria y visual, recuerda que con frecuencia basta añadir unos segundos a un plano normal para provocar un efecto cómico. La cámara se recrea especialmente en Harry, sensacional interpretación de Sergi López que le ha valido el Premio 2000 del Cine Europeo al mejor actor. Con su bondadosa y extraña mirada, Harry provoca la sonrisa y la inquietud por igual. La película también recuerda que la elipsis es uno de los recursos que se ha utilizado desde la infancia del cine; por eso la gran dosis de violencia de esta película casi nunca es explícita. La banda sonora de David Whitaker es idónea, y la resolución del conflicto, óptima.

Fernando Gil-Delgado