Persiguiendo a Betty

TÍTULO ORIGINAL Nurse Betty

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Neil LaBute. Guión: John C. Richards y James Flamberg. Intérpretes: Renée Zellweger, Morgan Freeman, Chris Rock, Greg Kinnear, Aaron Eckhart, Tia Texada. 108 min. Jóvenes.

Betty es una camarera toda bondad que, para sobrellevar una existencia mediocre, se agarra a la tabla de salvación de un culebrón televisivo de médicos y hospitales. Ante un esposo perfectamente inútil, Betty se evade, y fantasea con su deseo nunca cumplido de convertirse en enfermera y con el amor platónico que le inspira el protagonista de la telecomedia, cirujano del corazón.

A primera vista, la trama parece tontorrona; pero en Cannes la película obtuvo el premio al mejor guión. Por algo será. Y ese algo es que la historia da un giro insospechado cuando un par de matones -fantásticos Morgan Freeman y Chris Rock, asesinos filósofos al estilo de los tipos que desfilan en Pulp Fiction o Fargo- asesinan al marido de Betty por un feo asunto de drogas. Ella, testigo del crimen, sufre un shock que le lleva a creer que los personajes de su culebrón favorito existen en la vida real. Y parte en busca de su adorado doctor, con el deseo de ser su enfermera favorita.

Las risas están servidas. Una trama original, con ritmo impecable y diálogos bien construidos, consigue meterse al espectador en el bolsillo. Hay muchas y brillantes escenas que se apoyan en el disparate: valga como precioso botón de muestra la del esperado encuentro en una fiesta entre Betty y el actor-cirujano, que funciona como un perfecto mecanismo de relojería. Neil LaBute tiene en esta ocasión guión ajeno, lo que no sucedía en En compañía de hombres y Amigos y vecinos, películas cuidadas y críticas con determinadas actitudes de la sociedad moderna, pero deprimentes en exceso. En Persiguiendo a Betty también lanza sus diatribas; pero mantiene un tono paródico y simpático, que ofrece un montón de sorpresas al jugar con la auténtica realidad y lo que uno imagina que es real.

Obligado es mencionar el trabajo de Renée Zellweger, necesaria candidata a los Oscar del próximo año, si hay justicia en Hollywood. Las numerosas sorpresas del guión van de la mano de su maravilloso personaje, fuerte y frágil a la vez.

José María Aresté