Harry Potter y la piedra filosofal

TÍTULO ORIGINAL Harry Potter and the Philosopher’s Stone

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Chris Columbus. Guión: Steve Kleves. Intérpretes: Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint, John Cleese, Robbie Coltrane, Richard Harris, Ian Hart, Alan Rickman, Fiona Shaw, Maggie Smith. 150 min. Todos.

Nacida en 1965, la escritora inglesa Joanne K. Rowling siempre se ha declarado ferviente admiradora de los grandes de la fantasía heroica, como C.S. Lewis y J.R.R. Tolkien (cfr. servicio 64/00). En 1997 publicó la primera novela sobre el niño-mago Harry Potter; y desde entonces, se han vendido en todo el mundo 116 millones de ejemplares de sus cuatro primeras aventuras. Por eso se esperaba con inusitada expectación la adaptación fílmica del primer libro de la serie, Harry Potter y la piedra filosofal. La película es muy fiel a la obra original. De ahí que bata récords de taquilla allí donde se estrene.

Harry Potter es un chaval inglés, huérfano de ambos padres, que malvive en Londres con sus impresentables tíos y su insufrible primo. El día de su decimoprimer cumpleaños, Harry se entera de que, en realidad, él es un mago, y muy famoso en el mundo paralelo de éstos. Resulta que, siendo un bebé, venció a Voldemort, un mago poderoso entregado a las maléficas Artes Oscuras. De aquel combate conserva Harry una cicatriz en la frente, con forma de rayo. Al poco, Harry ingresa en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Allí vivirá aventuras increíbles junto con sus mejores amigos: Hermione Granger -la sabihonda de su clase-, Ron Weasley -un chaval travieso, pero valiente y leal- y el gigante Hagrid, paradigma de la candidez. Además, Harry se convertirá en un audaz jugador de quidditch -una mezcla de rugby y baloncesto sobre escobas voladoras- y volverá a enfrentarse con el temido e innombrable Voldemort.

El guionista Steve Cleves -famoso por su trabajo en Jóvenes prodigiosos- ha realizado una adaptación magnífica, especialmente acertada en la recreación de la singular atmósfera del texto original, a la vez mágica y realista. También cabe elogiar la sutileza con que introduce en la trama diversos incentivos a favor de la lectura, así como sus reflexiones positivas sobre la grandeza de la coherencia moral, el sentido trascendente del dolor y el sacrificio, el valor inmenso de la amistad no excluyente y la eficacia del estudio personal bajo el impulso de unos buenos profesores. Ya lo ha dicho el prestigioso pensador George Steiner: “En un mundo marcado por las estupideces, Harry Potter representa la esperanza”.

Por su parte, el especialista Chris Columbus (Solo en casa 1 y 2, Sra. Doubtfire, Quédate a mi lado) logra una puesta en escena de agresiva planificación, preciosa dirección artística y unos efectos visuales alucinantes, que justifican los más de 125 millones de dólares que ha costado el film. Además, algunas leves caídas de intensidad son muy bien soportadas por la bella partitura sinfónica del maestro John Williams y por las interpretaciones del óptimo reparto, compuesto por muchos de los mejores actores ingleses y por un excelente elenco infantil. Los rostros y las voces de unos y otros añaden emotividad y hondura a esta entretenida película familiar, convertida ya en un clásico del cine fantástico.

Jerónimo José Martín