Elvis & Nixon

GÉNEROS, ,

PÚBLICOJóvenes

ESTRENO22/03/2016

La directora de cine independiente Liza Johnson afronta en su última película un suceso real ya raro de por sí. Se trata de una anécdota bastante irrelevante, que en manos de la cineasta adquiere cierto peso dramático y épico. La cuestión es que en 1970 el cantante Elvis Presley se empeñó en que le recibiera el Presidente Nixon para expresarle su preocupación por la juventud y para pedirle que le concediera una placa de agente federal para poder luchar contra la drogadicción. Nixon, en principio, no veía el interés en recibir al rey del rock, pero sus asesores le convencieron de que no era una mala idea. El hecho documentado es que el 21 de diciembre de 1970 Nixon recibió a Elvis en el Despacho Oval de la Casa Blanca, donde tuvo lugar un encuentro bastante alejado del protocolo establecido.

Estamos ante una película de personajes, cuidadosamente trabajados sobre el papel y llevados a cabo con mucho mimo por los intérpretes, Michael Shannon –en el rol de Elvis– y Kevin Spacey –en el de Nixon–. El parecido físico de Shannon con el cantante es inexistente, pero en cambio logra asumir brillantemente la personalidad taciturna y melancólica que le caracterizó en aquellos años.

La película, a pesar de su discreción, es interesante, precisa en las descripciones anímicas, cuidadosa en los diálogos, evita los histrionismos y se esmera en la dirección de actores. El contraste entre el pragmatismo de la Casa Blanca y el idealismo romántico del artista logra funcionar, ofreciendo un tono entre dramático y humorístico muy delicado. Sin duda, una digna obra menor.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.