El tiempo de los intrusos

TÍTULO ORIGINAL Trespass

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Walter Hill. Intérpretes: Bill Paxton, Ice T, William Sadler.

Dos bomberos de Arkansas reciben de manos de la víctima de un incendio un plano que indica el lugar en que se esconden unos ricos objetos de culto robados en una iglesia mucho tiempo atrás. Se trata de una fábrica abandonada de St. Louis, territorio de una de las bandas de afroamericanos que dominan la ciudad. Mientras los dos amigos, movidos por la codicia, buscan el tesoro, serán testigos de un ajuste de cuentas. Y a partir de ese momento comienza un verdadero asedio.

Robert Zemeckis y Bob Gale son, además de productores, los responsables de un solidísimo guión. El autor de historias como Regreso al futuro y Tras el corazón verde tiene verdadero sentido del ritmo, y sabe introducir elementos novedosos en los momentos precisos para hacer avanzar la historia. Además, está siempre presente el supuesto tesoro, que influye en la lucha de los protagonistas por sobrevivir. En este sentido, su tratamiento de la ambición recuerda al clásico de John Huston El tesoro de Sierra Madre.

Los personajes tienen entidad, y eso que se ha recurrido a actores desconocidos; sólo algunos de los intérpretes negros como Ice T y Ice Cube son conocidos en su faceta de cantantes de rap. De los dos bomberos, uno es el hombre de acción por antonomasia, decidido y cegado por el oro. El otro es algo ingenuo, de buen corazón. También en la banda pueden distinguirse el yonqui, el de gatillo nervioso o el jefe de cabeza fría.

A una historia interesante se une un director con cierto peso, Walter Hill (Forajidos de leyenda, The Warriors, Límite: 48 horas), que acierta en el aspecto técnico. Aunque hay cierto aparato en las escenas de acción, se trata de una producción modesta, que logra sobradamente su objetivo de entretener de un modo inteligente. No es poco para los tiempos que corren.

José María Aresté