El Señor de los Anillos. Las Dos Torres

TÍTULO ORIGINAL The Lord of the Rings. The Two Towers

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Peter Jackson. Guión: Frances Walsh, Philippa Boyens, Stephen Sinclair y Peter Jackson. Intérpretes: Elijah Wood, Miranda Otto, Bernard Hill, Andy Serkis, Ian McKellen, Viggo Mortensen, Sean Astin, Liv Tyler, Ian Holm, Christopher Lee, Cate Blanchett, John Rhys-Davies, Hugo Weaving. 179 min. Jóvenes.

El año pasado, con su monumental versión fílmica de La Comunidad del Anillo, el cineasta neozelandés Peter Jackson (Criaturas celestiales, Agárrame esos fantasmas) dejó satisfechos a los entusiastas del filólogo y novelista inglés J.R.R. Tolkien, y descubrió su saga de fantasía heroica a millones de personas en todo el mundo. Ahora da el do de pecho en Las Dos Torres, excelente adaptación de la segunda novela de la trilogía, más dramática, divertida y profunda que su antecesora.

Jackson sintetiza con habilidad la novela de Tolkien hasta entrelazar con sorprendente fluidez las complejas tramas paralelas que la componen: el viaje hacia Mordor de Frodo, Sam y Gollum; el encuentro con los ents de los hobbits Merry y Pippin tras liberarse de los orcos; y las andanzas del humano Aragorn, el elfo Legolas y el enano Gimli hasta que ayudan al pueblo humano de Rohan en la batalla del Abismo de Helm. En esta lucha feroz se manifiestan los oscuros poderes de Sauron y Saruman -que inundan de maldad la Tierra Media desde sus torres de Barad-dûr y Orthanc-; pero en ella brilla también la generosidad de los elfos y la nueva luz del mago Gandalf, ahora llamado el Blanco.

Todos los nuevos personajes están muy bien caracterizados e interpretados, especialmente Gollum, diseñado y animado por ordenador a partir de los gestos del actor Andy Serkis. Se introduce así en la historia un espléndido duelo dramático entre la enfermiza ambición de Gollum- Smeagol, la piedad que siente Frodo por él y la desconfianza de Sam, cuya inquebrantable lealtad se torna decisiva. Esta penetrante indagación moral se completa con una mayor atención al tono poético y mítico de los diálogos. Y ambas llenan de emoción las apabullantes escenas de guerra, envueltas en un halo de heroísmo delimitado por la fe, la caridad y el sacrificio.

Quizá muchos espectadores se queden en la fascinante epidermis visual de la película: en sus preciosos parajes naturales y en sus sensacionales decorados, envueltos por la poderosa fotografía de Andrew Lesnie y la suave música de Howard Shore. Otros no pasarán de su decidida apología ecologista o de su intenso melodrama a tres bandas. En cualquier caso, todos ellos lo pasarán bien. Sin embargo, sólo disfrutarán la película en plenitud quienes calen en la sugestiva visión del hombre y del mundo que late en la novela del católico Tolkien y en las imágenes de la versión fílmica.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares