El fundador

Guion: Robert D. Siegel.
Intérpretes: Michael Keaton, Nick Offerman, John Carroll Lynch, Linda Cardellini, B.J. Novak, Laura Dern.
115 min.
Jóvenes.



Comprar

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En 1954 Ray Kroc no era nadie, era un viajante de comercio, pero se encontró con un revolucionario e innovador restaurante que regentaban los hermanos McDonald: rápido, eficaz y de calidad, y tuvo una visión. Llegó a un acuerdo con ellos para desarrollar franquicias, y luego fue a más, distanciándose de los hermanos y quedándose con el nombre. La historia que cuenta John Lee Hanckock recuerda la de La red social, en la que el brillante fundador y dueño de la empresa no fue el padre de la criatura, fue un visionario que contó con buenos consejeros, y se portó mal. Verdadera o no, esta historia, basada en hechos reales, está magníficamente contada, magníficamente interpretada, y tiene un mensaje.

Hancock (Al encuentro de Mr. Banks) cuenta diversas historias al mismo tiempo. La primera es la que protagoniza Ray Kroc, en otra brillante interpretación de Michael Keaton: el hombre que persigue su sueño, primero con entusiasmo y tesón, después con una despiadada falta de escrúpulos. Cuenta también la historia de entrega y profesionalidad de los hermanos McDonald (las secuencias de Lynch y Offerman son una delicia; los flashbacks, un poema). Hay una historia de empresa y también unas historias humanas. La calidad de los secundarios explica el interés que estas relaciones tienen para el director.

El guion de Siegel (autor de El luchador y de Big Fan) no admite concesiones ni notas sentimentales. La cinta avanza de una secuencia impecable a otra. La fotografía y el color son un bello homenaje a los años cincuenta, la época dorada de los drive-in