El detective cantante

TÍTULO ORIGINAL The Singing Detective

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Keith Gordon. Guión: Dennis Potter. Intérpretes: Robert Downey Jr., Robin Wright Penn, Mel Gibson, Jeremy Northam, Adrien Brody. 107 min. Adultos, con reparos.

Dan Dark es un fracasado escritor de baratas novelas policiacas que es ingresado en un hospital a causa de una psoriasis que ha convertido todo su cuerpo en una llaga. Atado a la cama, intenta dominar su dolor físico, su vergüenza y su mal humor repasando mentalmente su primera novela, El detective cantante, una sórdida historia de matones y chicas fatales, muy violenta y con un alto contenido erótico. Pronto, las rememoraciones se convierten en alucinaciones, y Dark comienza a mezclar la fantasía con su realidad actual y con sus trágicos recuerdos infantiles. Intentará sacarle de esa situación el doctor Gibbon, un psiquiatra excéntrico, pero cariñoso y eficaz.

Esta extraña película se basa en la famosa serie televisiva que realizó la BBC en 1986 a partir de los guiones del dramaturgo inglés Dennis Potter, que dejó escrita su adaptación cinematográfica antes de morir en 1994. Lo mejor de la película es su reparto. Por otra parte, el actor-director Keith Gordon (Mother Night, Waking the Dead) sorprende con una sugerente puesta en escena, cuyo efectismo va muy bien al tono onírico del relato.

Sin embargo, todo ese despliegue está al servicio de un guión más que discutible tanto en su estructura como en su tono. La historia interesa de principio a fin; pero resulta confusa e inconexa en varios momentos, y cae en ciertas reiteraciones a mitad de metraje. Los diálogos son brillantísimos, pero a ratos prima un burdo psicologismo, algo apolillado en su recurso al psicoanálisis freudiano. Además, el tono es siempre tremendamente grosero, tanto en diálogos como en escenas, varias de ellas muy explícitas en su violencia y en su erotismo. Así que se estropea gravemente una película interesante en su planteamiento dramático y visual.

Jerónimo José Martín