El círculo perfecto

TÍTULO ORIGINAL Savrseni Krug

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Ademir Kenovic. Guión: Ademir Kenovic y Abdulah Sidran. Intérpretes: Mustafa Nadarevic, Almedin Leleta, Almir Podgorica. 110 min. Jóvenes-adultos.

Esta coproducción franco-bosnia ha recibido diversos premios y ha sido candidata a la mejor película europea. Rodada entre 1992 y 1996, recrea casi en directo el asedio de Sarajevo por los chetniks serbios, a través de las andanzas de un atormentado poeta musulmán cuya mujer e hija han huido al extranjero. Un día, se cuelan en su casa dos niños también musulmanes, uno de ellos sordomudo, cuya familia ha sido exterminada casi al completo; sólo les queda una tía, a la que buscan por la destrozada ciudad.

En su vibrante puesta en escena, el bosnio Ademir Kenovic (Kuduz; Cojek, Bog, Monstrum) integra a la perfección las tragedias íntimas de los personajes -todos ellos muy bien interpretados- en el dantesco marco de la reciente guerra en Bosnia, con sus complejas implicaciones políticas, sociales y religiosas. Para ello, recurre a un duro realismo visual, de gran eficacia dramática, que rompe de vez en cuando con singulares contrapuntos fantásticos, en torno a las imaginaciones de los tres protagonistas. Estas salidas oníricas oxigenan con humor negro la sordidez del relato, pero a veces rebajan su impresionante y desnudo verismo, casi documental.

En cualquier caso, el conjunto adquiere valor antropológico por la humanidad y ponderación con que Kenovic afronta los conflictos planteados. Él no pretende hacer un sesudo análisis de las causas y consecuencias de la guerra; le interesa sobre todo reflejar la deshumanización y desesperanza que provoca, y exaltar de paso los heroicos gestos de solidaridad que también se dan en ella. Su mirada no deja de estar cargada de tristeza y pesimismo sobre la condición humana, pero sabe encontrar resquicios de esperanza; una esperanza, sin embargo, limitada, pues no es capaz de descubrir, en el infierno de Sarajevo, el rostro de Dios.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares