Balzac y la joven costurera china

TÍTULO ORIGINAL Balzac et la petite tailleuse chinoise

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Dai Sijie. Guión: Dai Sijie y Nadine Perront. Intérpretes: Zhou Xun, Chen Kun, Liu Ye, Wang Shuangbao, Cong Zhijun, Wang Hongwei. 116 min. Adultos.

El escritor y cineasta chino Dai Sijie filma su primera novela, Balzac y la joven costurera china (cfr. servicio 42/01), de claro carácter autobiográfico. Gira en torno a los campamentos de reeducación en la China de Mao, en los que el autor estuvo entre 1971 y 1974. Cuenta cómo los jóvenes Ma y Lou salen adelante tratando de leer clandestinamente literatura clásica. En ésas, conocen a un sastre y a su nieta, de la quedan prendados. La joven les dice cómo conseguir libros de Flaubert, Tostoi, Victor Hugo o Balzac. Por las noches se reúnen a leer en voz alta como si de un remanso de libertad se tratara.

Esta película es la clásica historia iniciática de unos jóvenes que descubren el mundo, y sobre todo el amor, ayudados de los grandes clásicos, en un ambiente totalitario y cimentado sobre la mentira. Un ambiente en el que, como muestra el film en su momento más trágico, una joven prefiere abortar a soportar los castigos que conllevaría publicar su embarazo. “Yo ya no soy yo”, declara ella después de la operación homicida. Frente a esto, un violín, una linterna y un libro se convierten casi en la única experiencia humana de la que disponen los protagonistas. La película también muestra con cierto humor el absurdo de muchas de las aplicaciones de la Revolución Cultural.

La puesta en escena respeta los cánones del cine oriental: ritmo contenido, encuadres cuidados, interpretaciones expresivas y un uso muy lírico de la banda sonora. Las interpretaciones son notables y la adaptación literaria convincente. Lo que quizá se echa en falta en el tratamiento general de la historia es una mayor profundización en sus presupuestos más dramáticos, que se soslayan en aras de un cierto esteticismo, no carente de una pátina de sensualidad.

Juan Orellana