Balzac y la joven costurera china

TÍTULO ORIGINALBalzac et la petite tailleuse chinoise

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Salamandra. Barcelona (2001). 192 págs. 1.800 ptas. Traducción: Manuel Serrat Crespo.

Publicada en Francia, Balzac y la joven costurera china se convirtió en uno de los éxitos literarios del pasado año. Su autor, el chino Dai Sijie (1954), reside en Francia desde 1984, se dedica al cine y viaja frecuentemente a China, donde ahora mismo está rodando la película de esta novela autobiográfica.

En 1971, durante la Revolución Cultural maoísta, el narrador, un trasunto del propio autor, y Luo, los dos menores de 18 años, son trasladados a una pobre aldea rural china, dentro de los planes establecidos por el presidente Mao para reeducar a la clase intelectual y sus hijos. Otro joven, que también está siendo reeducado en una aldea cercana, les presta unas cuantas novelas de autores occidentales, artículos totalmente prohibidos entonces en la República China.

El contacto con las novelas de Balzac, Víctor Hugo, Dumas, Flaubert, Tolstoi, Gogol y Dickens provoca una fuerte sacudida interior en estos jóvenes, que hasta ese momento “sólo habían conocido la cháchara revolucionaria sobre el patriotismo, el comunismo, la ideología y la propaganda”. La ávida lectura de estos libros, algunos de ellos poco inocentes, transforma sus sentimientos y emociones.

En un pueblo vecino conocen a la hija del sastre, con quien Luo vivirá una apasionada historia de amor. En sus trágicas consecuencias, se refleja la ignorancia moral y lo poco que valoran los gobernantes chinos la vida humana, sometida a unas tiránicas medidas de control de natalidad. Con la ayuda de sus libros, Luo emprende una personal y más humana reeducación de la sastrecilla, lo que traerá un imprevisto resultado.

La novela huye de un estilo trágico, incluso cuando se describen algunas situaciones dramáticas. En todo momento, Balzac y la joven costurera china, con un estilo leve y sugerente que facilita la lectura, transmite un ambiente de leyenda popular, con escenas que suponen un retroceso en el tiempo, como cuando el narrador, durante nueve noches seguidas, cuenta al sastre la historia del conde de Montecristo. Balzac y la joven costurera china es novela y también un intenso homenaje a la literatura, la verdadera protagonista del libro. Su magia es tal que “fuimos tentados, invadidos, conquistados por el misterio del mundo exterior, sobre todo el de la mujer, el del amor, el del sexo”, valores que, en sus circunstancias concretas, adquieren unas dimensiones un tanto idealizadas y exaltadas.

Adolfo Torrecilla

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares