Antwone Fisher

Antwone Fisher

TÍTULO ORIGINAL Antwone Fisher

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2003

DURACIÓN 130 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

CLASIFICACIÓNSexo

ESTRENO25/04/2003

GÉNEROS,

GUIONISTAS

DIRECTORES

Desde que debutó en Historia de un soldado, de Norman Jewinson, Denzel Washington se ha convertido en el mejor actor afroamericano, con permiso de Morgan Freeman. Ganó el Oscar al mejor actor principal por Training Day (Día de entrenamiento), y el Oscar al mejor actor secundario por Tiempos de gloria. Ahora debuta como director en Antwone Fisher, interesante película dramática de la que también es productor y actor secundario.

El guión se basa en la autobiografía de Antwone Fisher, escrita para la pantalla por él mismo. La acción se inicia cuando Fisher, un joven marinero de la Armada estadounidense, es detenido por sus violentos arrebatos. Conoce así al psiquiatra militar Jerome Davenport, un oficial comprensivo que adivina enseguida el potencial humano que esconde el agresivo marinero. Con infinita paciencia, Davenport logra que Fisher le vaya contando su vida, trágicamente marcada por una infancia y una juventud sin familia, y con experiencias traumáticas de todo género. Mientras intima con Davenport, Fisher se enamora de una joven negra, cariñosa e inteligente, que trabaja en una librería de la Armada.

La película padece a ratos un tono demasiado lánguido, así como una visión superficial de la virginidad y las relaciones prematrimoniales. Sin embargo, Denzel Washington nunca pierde el rumbo de esta edificante historia de amistad, amor y superación, muy bien interpretada y con una sólida puesta en escena, casi siempre sustancial. El filme ofrece así un retrato jugoso y poco complaciente de la comunidad afroamericana, fracturada por las familias rotas, la violencia y el hedonismo sin freno. Pero, frente a ese panorama desolador -dibujado siempre con elegancia-, la película exalta, como valores cívicos esenciales, el dominio de sí, el respeto mutuo, la sinceridad, la unidad familiar y la amistad desinteresada. Todo ello, expresado sin aspavientos sensibleros, pero con optimismo y una vigorosa emotividad.

Jerónimo José Martín

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.