Confieso que me gustó mucho Alicia en el país de las maravillas. La estética apabullante de Burton y su peculiar relectura de la bizarra obra de Lewis Carroll me convencieron. Dicho esto, no esperaba nada de la secuela. En primer lugar, porque creo que no fui capaz de terminar ese libro de Carroll; segundo, porque es difícil dar continuidad a una película tan excesiva. Por último, aunque Tim Burton figura como productor, ha dejado en manos de otro (bastante novato en la pantalla grande) la dirección de la película. Y es cierto que esta Alicia no tiene la fuerza de la primera, que Jonnhy Depp es solo una máscara ...

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.