Abajo el amor

TÍTULO ORIGINAL Down With Love

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Peyton Reed. Guión: Eve Ahlert y Dennis Drake. Intérpretes: Renée Zellweger, Ewan McGregor, Sarah Paulson, David Hyde Pierce, Tony Randall. 101 min. Adultos.

Tras dirigir cortos, video clips y telefilms, el norteamericano Peyton Reed debutó en 2000 con A por todas, una mediocre comedia de cheerleaders. Ahora, en Abajo el amor, intenta imitar el tono sentimental y algo picante de las tres comedias rosas -Confidencias a medianoche, Pijama para dos y No me mandes flores- que hicieron famosos a Doris Day y Rock Hudson, e inauguraron un subgénero dentro de la comedia sofisticada de Hollywood. Para ello, Reed ha contado con un excelente equipo artístico y técnico; pero el conjunto resulta fallido e irritante por culpa de su tono demasiado paródico y sexualizado.

En 1963 llega a Nueva York Bárbara Novak, una candorosa chica sureña que ha escrito un libro-denuncia titulado Abajo el amor. En él arremete contra el machismo y reivindica la liberación de la mujer que, según ella, debe renunciar al amor hacia los hombres, practicar el “sexo a la carta” y conquistar sin complejos el mercado laboral. El libro resulta un bombazo en todo el mundo, y Bárbara se convierte en el icono del nuevo feminismo. Esto provoca a Catcher Block, un vanidoso play-boy que es el periodista estrella de la más famosa revista masculina. Para demostrar la falsedad de las tesis de Novak, Catcher intentará seducirla haciéndose pasar por un cariñoso e ingenuo científico nuclear. Mientras, el editor de él y la editora de ella viven en paralelo otro romance singular.

Desde siempre, la gran comedia se ha asentado en un delicado entramado de equilibrios, que permite arrancar la carcajada o la sonrisa sin caer en boberías o en excesos grotescos o groseros. Abajo el amor logra esos equilibrios sólo a ratos y más en su ambientación que en sus personajes. Hay que quitarse el sombrero ante el esfuerzo técnico realizado -dirección artística, vestuario, fotografía, música…- para recrear el encanto, en brillante technicolor, de aquellas comedias de los primeros años 60. También los divertidos enredos amorosos son desarrollados con agilidad y sin caídas de tensión. Y, desde luego, los excelentes actores, con Zellweger y McGregor a la cabeza, demuestran su carisma y calidad. Sin embargo, todo esto sirve a una historia salida de tono, aparentemente elogiosa del matrimonio, pero a menudo cruelmente paródica con los valores morales que sustentaban las viejas comedias en que se basa, y plagada de zafias bromas sexuales, impensables en un film de aquella época y aún inaceptables en una comedia respetuosa con el espectador inteligente.

Así que Abajo el amor, respecto a las comedias clásicas citadas, padece el mismo defecto grave que mostró Lejos del cielo respecto a los dramas de Douglas Sirk: una permutación anacrónica y tramposa de los cimientos éticos en que se basan los films a los que supuestamente quieren homenajear. Y ya se sabe que si fallan los cimientos, lo demás queda en frágil castillo de naipes, por mucho que parezca por fuera un imponente rascacielos.

Jerónimo José Martín