Sindicatos
En EE.UU. los “worker centers” consiguen llegar a aquellos sectores donde los sindicatos no llegan, como el de la comida rápida o el del servicio doméstico.
Con una tasa de afiliación baja, los sindicatos han nutrido sus ingresos con variadas fuentes de financiación pública, difuminadas por la opacidad de sus cuentas.
U.S. Bureau of Labor Statistics
En 2012 hubo una fuerte pérdida de afiliados, pero el descenso comenzó hace treinta años.
Mientras gobernadores y alcaldes están haciendo lo imposible para recortar presupuestos en un tiempo de crisis, los sindicatos no logran aglutinar una resistencia.
City Journal
En la enseñanza pública, los sindicatos de profesores tienen mucho poder porque en las negociaciones son la única parte que está bien organizada para defender sus intereses particulares, sostiene un libro reciente sobre el caso de EE.UU.
Hoy los sindicatos más poderosos son los de empleados públicos y funcionarios. Pero la recesión los ha debilitado, y puede ser el inicio de una reforma laboral duradera en el sector público.
Los sindicatos occidentales son capaces aún de organizar movilizaciones. Pero en la mayoría de los países tienen menos afiliados que nunca.
En muchos sitios los sindicatos consideran a los fondos de pensiones como accionistas rapaces, que solo buscan la mayor rentabilidad aunque sea a costa del empleo. Sin embargo, en Quebec el principal sindicato ha creado un fondo que ayuda a salvar empleos y además es rentable. Frédéric Lemaître lo cuenta en Le Monde (27 enero 2001).
Estados Unidos

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.