Publicidad
Empiezan a surgir leyes y grupos de representación para regular el trabajo que realizan los “influencers” en las redes sociales.
La cadena norteamericana de hamburgueserías Carls’s Jr. abandona los anuncios eróticos por los que siempre se había distinguido.
Las marcas experimentan una presión social hacia la responsabilidad, y se sirven de la publicidad para poner su mejor cara.
Asistimos a una transformación de la publicidad. Las marcas buscan valores con los que identificarse y satisfacer a una sociedad que reclama un bienestar también interior.
Advertising Age
Una creativa quiere mostrar que el recurso al sexo en la publicidad degrada a la mujer y perjudica a las marcas.
Si la publicidad es vital para la prensa en la red, la creciente aversión delos lectores a los anuncios es un grave problema.
The New York Times
La práctica del “contenido patrocinado” ha dado un nuevo paso: algunos periódicos en línea ceden páginas a empresas para que escriban lo que quieran.
Una buena causa, como la lucha contra el racismo, salida de madre, puede convertirse en fundamentalismo puro y acabar volviéndose en contra de las libertades de aquellos a quienes pretende defender.
Las marcas valoran cada vez más la influencia que pueden tener los jóvenes al recomendar un producto en las redes sociales.
Si un bloguero o un amigo en una red social recomienda un producto que ha probado, se supone que da un consejo desinteresado. O quizá no: puede ser publicidad pagada y encubierta.
Las empresas publicitarias y las discográficas se entienden cada vez mejor.
Los medios informativos no se han beneficiado excesivamente del crecimiento de la publicidad en Internet que se ha experimentado en 2007 y que según previsiones continuará en 2008.
The Wall Street Journal
Las redes sociales de Internet no acaban de encontrar el modo de ser rentables publicitariamente.
Los nuevos servicios para empresas harán públicas las compras de sus usuarios.
Con el acuerdo de autorregulación pretenden ayudar a combatir la obesidad infantil.
Los medios de comunicación se quejan del impacto de Internet, pero el descenso de su audiencia tiene más que ver con la pérdida de calidad.
Un experimento muestra que de los anuncios con erotismo, se recuerda el erotismo pero no el producto anunciado.
Arquitectos y ecologistas han dado la bienvenida a esta medida que constituye, según el periodista Roberto Pompeu, "una victoria del interés público y la estética". Además de prohibir las vallas publicitarias, la ley regula al detalle las dimensiones de los escaparates, que estarán en función del tamaño de las fachadas. Afectará también a la propaganda callejera y a los anuncios en los transportes públicos, como taxis o autobuses, informa "International Herald Tribune" (13-12-2006).

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.