Los bienes de la vida sencilla

Algunos decrecentistas ponen el acento más en las actitudes personales que en el sistema. No se trata, dicen, de cambiar la economía, sino de ponerla en su sitio. Tiene que estar en segundo plano, para que tomen precedencia los bienes inmateriales, pues en ellos se encuentra la felicidad. Según Latouche, hay que derribar el imperio del economicismo, primero, en las mentes de las personas. Como dice Nicolas Ridoux en su libro Menos es más (La décroissance pour tous, 2007), el

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares