9788417088019

Ya sabes que volveré

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2017)

Nº PÁGINAS180 págs.

PRECIO PAPEL18 €

PRECIO DIGITAL11,99 €

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mercedes Monmany, crítica literaria y especialista en literatura contemporánea (ver Aceprensa, 16-07-2015), reflexiona en este ensayo sobre la escritura de ficción, memorística y testimonial acerca del Holocausto. Concretamente, se centra en tres grandes escritoras que estuvieron en los campos de concentración nazis, de origen diverso pero unidas en la barbarie y en el deseo de pervivir: la holandesa Etty Hillesum, la poeta alemana Gertrud Kolmar y la novelista francesa de origen ruso Irène Némirovsky; las tres, muertas en Auschwitz.

El libro se inicia con una introducción titulada “Esta vida es bella y está llena de sentido”, lema vital de Etty Hillesum, en la que se describe el panorama de la intelectualidad europea de la época, una elite literaria que sintió el deber de dejar constancia de lo vivido y que Monmany analiza a través de un rico conjunto de anécdotas y citas que expresan su deseo de vivir, como el que frecuentemente recogían en sus cartas: “Ya sabes que volveré”.

En la segunda parte, reivindica a las tres escritoras. Etty Hillesum (Middelburg, 1914), joven judía de grandes cualidades humanas, se ofreció como dactilógrafa a la población en tránsito del inhóspito campo de Westerbork, lugar desde el que fue deportada a Auschwitz, donde murió en 1943 antes de cumplir 30 años. Poco después, llegaron a manos de un editor las bellas páginas de su diario.

Gertrud Kolmar (1894-1943) ahondó en el horror a través del simbolismo, con unos poemas cuajados de misteriosas metáforas en cuyos versos está muy presente la naturaleza. Kolmar alcanzó una gran liberación interior en medio del sufrimiento.

Y, por último, Irène Némirovsky (1903-1941), que tenía ya cierto prestigio en círculos cultos. Ella y su esposo fueron arrestados con un final conocido, una vez más en Auschwitz. Antes de ser detenida, Némirovsky entregó a sus hijas una maleta con el manuscrito de Suite francesa (ver Aceprensa, 7-12-2005).

Mercedes Monmany ofrece una interesante visión del Holocausto desde un prisma literario que recoge el deseo de estas mujeres de entregar al futuro la memoria de sus vivencias.