51tuw7drN6L

Patria

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2016)

Nº PÁGINAS648 págs.

PRECIO PAPEL22,90 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Aramburu (San Sebastián, 1959), residente en Alemania desde 1985, ya había abordado la realidad social y política del País Vasco en los relatos de Los peces de la amargura (2006) y en su novela Años lentos (2012). Sobre el mismo asunto vuelve en Patria, obra muy ambiciosa que abarca cuarenta años de historia y toca unos temas que han aparecido muy poco en la literatura y en otras manifestaciones culturales.

La novela comienza cuando Bittori, viuda de Txato, un empresario asesinado por ETA, natural de Euskadi y apolítico, decide regresar a su pueblo en 2011, después de que la banda terrorista anunciase el cese de la lucha armada. Pretende desentrañar los pormenores de la muerte de su marido, en la que estuvo implicado Joxe Mari, hijo de unos vecinos, precisamente la familia con la que mantenían más amistad. Bittori quiere también que Joxe Mari, ahora en la cárcel, le pida perdón.

La novela se centra en las vidas de los miembros de las dos familias. Aunque tiene un implícito recorrido cronológico, avanza a golpe de capítulos cortos protagonizados por estos personajes, de los que se relata algún aspecto de sus vidas, en el pasado y en el presente. A la vez, se describe el opresivo clima moral que se respiraba en aquellas localidades pequeñas del País Vasco donde ETA gozaba de la aprobación o la complicidad general.

El autor, criado en este ambiente, describe con mucho acierto la vida cotidiana, con sus momentos de doméstica normalidad y sus perversiones emotivas, marcadas por la lucha armada, que todo lo justifica: el asesinato y también el desprecio, la marginación y el silencio. Es lo que viven Txato y su familia después de que ETA les señalase por no pagar el “impuesto revolucionario”. A nadie parece importar que la familia viva permanentemente amenazada, con insultos diarios, con pintadas amenazadoras y con avisos de una futura ejecución.

En la novela tienen un especial protagonismo las mujeres: Bittori, la viuda que pierde la fe en todo, también en Dios, y que se vuelve sarcástica con su vida y la de los demás; y Miren, totalmente absorbida por la causa etarra, actitud con la que está así más unida a su hijo Joxe Mari, al que todos los meses acude a ver a la prisión.

Técnicamente, la novela está construida sobre la base del realismo y el costumbrismo. El autor esquiva el desarrollo lineal mediante un gran trabajo en la composición de la trama, que transcurre en diferentes tiempos. También se huye del maniqueísmo, aunque el punto de vista narrativo muestra de manera agobiante los métodos de un nacionalismo exacerbado. Como ha contado el autor en una entrevista: “Allí donde se sacraliza la nación, se impone un filtro y solo los puros atraviesan sus orificios. Al resto hay que eliminarlo, no solo físicamente, sino que hay que silenciarlos, haciendo que se vayan, marginarlos”.

Con minuciosidad, aparecen como telón de fondo de fondo las luces y las sombras de la sociedad vasca, retratada desde la perspectiva y sentimientos del autor, oculto pero presente para subrayar explícitamente algunas moralinas. Por ejemplo, critica con dureza al sacerdote del pueblo (y, por extensión, a la Iglesia), al que, cada vez que entra en escena, presenta como persona repulsiva.

También deja caer un mensaje en las historias de los hijos de las familias protagonistas, que trasladan a sus vidas personales los problemas sociales y humanos que padecen. Uno es incapaz de encontrar a nadie con quien compartir su vida; otra vive una alambicada relación salpicada de mutuas infidelidades sexuales; una tercera se ha separado de su marido. Entre todos, solo parece haber encontrado la verdadera felicidad Gorka, escritor y locutor de radio, homosexual, persona muy independiente, culta y sensible.

La novela es, pues, ambiciosa en sus objetivos literarios. El autor despliega múltiples registros gracias a un exigente trabajo, nada complaciente con el lector. Y, a la vez, pone el dedo en la llaga, sin que la novela se convierta en un panfleto, en problemas que afectan a la sociedad vasca.