Las nuevas rutas de la seda. Presente y futuro del mundo

Las nuevas rutas de la seda

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALThe New Silk Roads: The Present and Future of the World

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2019)

Nº PÁGINAS368 págs.

PRECIO PAPEL21,90 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

TRADUCCIÓN

GÉNERO

Peter Frankopan, catedrático de Historia Global en la Universidad de Oxford, ha escrito este libro para recordar a Europa y Occidente, en general, que el mundo está cambiando y que la historia ha dejado de ser eurocéntrica: se ha desplazado hacia el continente asiático.

En cierto modo, este libro es una continuación de El corazón del mundo, su ensayo anterior, una especie de manual de historia universal centrado en Asia y Oriente, no en Europa, como era habitual. A partir de la nueva ruta de la seda, la iniciativa Belt and Road de China, el autor pretende poner de relieve que en el presente y en el futuro todos los caminos del mundo pasarán por Pekín.

El despertar de Asia no ha sucedido de la noche a la mañana, señala Frankopan. En la década de 1990, pese a la retórica del fin de la historia y del triunfo de la democracia liberal, ya había indicios de que esto iba a ser así, si bien el autor señala que el despertar del sol en Oriente no significa que vaya a ponerse en Occidente. El espacio euroasiático es el nuevo eje del mundo, y Rusia, China, India, Irán, Arabia Saudí y Turquía también tienen mucho que decir.

Frankopan subraya la irrelevancia de la Unión Europea, por falta de visión geopolítica, y los inútiles esfuerzos de los Estados Unidos de Trump para detener el empuje de las potencias euroasiáticas. Oponerse a China por medio de guerras comerciales o buscar una alianza con la India, que no quiere una alianza exclusiva con Washington por mucho que rivalice con Pekín, no funcionará. Tampoco podrá Trump imponer su voluntad para asfixiar económicamente a Irán y condicionar a aliados como Turquía o la India, ni mucho menos a Pakistán, cada vez más cerca de los chinos y más lejos de los norteamericanos.

Este libro no es solo una crónica de los recursos disponibles y de las iniciativas de China en Asia y otros continentes, ni un simple manual de geoeconomía. Pretende ser también una advertencia a Occidente, y en particular a Estados Unidos, para que no se embarque en una carrera de rivalidades que acabarán perjudicando sus propios intereses. Preocuparse por el Brexit o por los comentarios en Twitter del presidente Trump es, según Frankopan, una manera de distraerse de la realidad del Asia emergente, del continente que marcará, y está marcando, el siglo XXI.

Ni la desestabilización de los países ni los desaires a una red de alianzas, que costó décadas en establecer, beneficiarán a Estados Unidos. El viejo mundo debe despertar a los retos que plantea el siglo asiático. 

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares