La primera sociedad. El matrimonio y la restauración del orden social

La primera sociedad. El matrimonio y la restauración del orden social

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALThe First Society. The Sacrament of Matrimony and the Restoration of the Social Order

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2019)

Nº PÁGINAS188 págs.

PRECIO PAPEL17 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

TRADUCCIÓN

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La preponderancia del matrimonio indisoluble, fiel y abierto a la vida –sacramental o natural– es, a la luz de las estadísticas, un fenómeno decreciente. El número de divorcios y, sobre todo, la tasa de fecundidad, están llevando a una situación preocupante, que resulta casi dramática si se observa el ritmo al que están decayendo los matrimonios frente a otros tipos de uniones. Es una situación bien conocida, y que plantea una pregunta muy relevante: ¿Ha habido algún periodo en la historia reciente en el que el matrimonio no haya estado, más o menos, en crisis? O, dicho de otro modo, ¿sería posible remontarse hasta ese punto en el que todo comenzó a cambiar?

Scott Hahn, profesor de Teología y Sagrada Escritura, conferenciante y autor de multitud de libros –algunos tan exitosos como Roma, dulce hogar –, aborda esta cuestión en el contexto de su país. Para numerosos estadounidenses, en cierto momento indefinido de los años cincuenta del pasado siglo habría existido esa Arcadia familiar en la que las relaciones matrimoniales eran estables, fecundas y honestas. Y, paradójicamente, a desmontar esa nostalgia dedica los primeros capítulos de La primera sociedad: nunca ha existido una situación idílica, ni siquiera en la Edad Media, en la que el matrimonio y la familia no estuviesen asediados, aunque no fuese de un modo tan abierto como en la actualidad.

La brecha entre el ideal cristiano y la realidad se ha ensanchado a mayor velocidad en las últimas décadas, por supuesto, pero nunca se ha dado una identificación plena entre el uno y la otra. Esta constatación, sin embargo, sirve a Hahn para lanzar una propuesta tan osada como optimista: “Si, durante una generación, los católicos se limitaran a vivir el sacramento del matrimonio, seríamos testigos de la transformación de la sociedad, y tendríamos una cultura cristiana”.

Esa reflexión acerca del matrimonio como puente entre lo íntimo y lo social, o lo personal y lo político, aporta una de las líneas más sugerentes de esta nueva obra del teólogo americano, pero no es la única. Partiendo de una lectura en profundidad del significado de ese vínculo, Hahn va desmenuzando las diversas facetas en las que su revitalización puede engrandecer a la Iglesia, a la vida comunitaria, a la sociedad y a la cultura. Aunque, desde un punto de vista moral o teológico, no añada nada a lo que la doctrina de la Iglesia ha clarificado ya muchas veces, sí que ofrece una visión muy actual del valor sociológico y antropológico del matrimonio cristiano para “aplicar la lógica sacramental de la fe a las circunstancias concretas del siglo XXI”.

Entre el sacramento del matrimonio y las demás uniones existe una diferencia tal que, para el autor, son dos formas de vida casi antagónicas. Bajo esta perspectiva, la confrontación en torno al divorcio, al matrimonio entre personas del mismo sexo o a las uniones libres, adquiere una dimensión que tiene mucho más que ver con la gracia y la sacramentalidad que con la lucha política. Si algo hay que recuperar, más que una ley u otra, es la radical propuesta de vida que plantean el mensaje y la persona de Jesucristo. La batalla por la civilización cristiana comienza en el hogar: la secularización no es un proceso irreversible, pero su derrota exigirá de las familias cristianas una cultura del matrimonio en la que la fe y la esperanza recuperen el lugar de honor. Solo entonces nos iremos acercando a esa “civilización más justa, más enriquecedora y más perfecta”, antesala de la venidera. 

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares