La neoinquisición. Persecución, censura y decadencia cultural en el siglo XXI

La neoinquisición. Persecución, censura y decadencia cultural en el siglo XXI

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2020).

Nº PÁGINAS392 págs.

PRECIO PAPEL18,95 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Con la conciencia de representar una nueva ortodoxia y de hacer justicia a minorías oprimidas, la ideología de “la corrección política” intenta imponer un nuevo marco intelectual y lingüístico en los debates públicos de EE.UU. y buena parte de Europa. Pero sería más exacto decir que lo que busca es que no haya debate, justificando el atropello a la libertad de expresión.

Este clima ha provocado ya una reacción por parte de intelectuales de distintas ideas, que denuncian estas prácticas de intimidación y abogan por la libre discusión sin cortapisas. A este tipo de reacciones responde el libro del abogado chileno Axel Kaiser, escritor y analista político de corte liberal. Kaiser tiene una pluma combativa, y no se deja vencer por el temor a ser señalado con el dedo acusador de la corrección política dominante.

La primera parte del libro sitúa el marco intelectual de lo que llama “la era de la emoción”, en la que lo importante no es la búsqueda de la verdad, sino evitar todo lo que pueda ofender las sensibilidades de colectivos que se definen como víctimas y que se consideran con derecho a acallar las opiniones disidentes. Este caldo de cultivo de la victimología está especialmente presente en las universidades norteamericanas, con su búsqueda de “espacios seguros”, denuncias de “microagresiones” y otras prácticas que se utilizan para que el contrario no pueda expresarse. Este ambiente se ve reforzado por las políticas identitarias, que Kaiser también critica, remontando su origen a las ideas de Foucault y Derrida.

Estas prácticas intolerantes han llevado a una decadencia cultural en Occidente, que el autor analiza en la segunda parte. La arrogancia moral de la nueva ortodoxia no vacila en censurar libros políticamente incorrectos de épocas pasadas, en descalificar por “apropiación cultural” al autor que se atreve a escribir de una minoría a la que no pertenece, en indignarse ante el cómico que hace chistes de algún icono intocable o en perseguir al intelectual que no hace suyas las reivindicaciones de algún colectivo antes marginado. Priorizar la diversidad se convierte en un objetivo por encima de otros criterios objetivos, lo que puede dar lugar a situaciones tan curiosas como que dentro de la Sociedad Astronómica Estadounidense exista un “Comité para la Orientación Sexual y las Minorías de Género en la Astronomía”.

En la tercera parte Kaiser entra más a fondo en lo que califica de “dogmas de la nueva doctrina”. Critica la tesis de que el género sea una pura construcción social, sin que la biología influya en las orientaciones y deseos de hombres y mujeres. Hace un buen análisis de los diversos factores que intervienen en la llamada brecha salarial, que no pueden reducirse a simple discriminación de la mujer. Desmonta el estereotipo del hombre opresor, que todavía hoy seguiría dominando a la mujer dentro de un sistema patriarcal. Matiza los efectos positivos y negativos de la inmigración, sin inclinarse ante un multiculturalismo acrítico. Y hasta se atreve a discutir que los imperios occidentales hayan sido solo formas de explotación que sumieron en la miseria a los países en que operaron.

Kaiser analiza las prácticas intolerantes de la corrección política, descritas a través de numerosos casos que saltaron a los titulares periodísticos. A la vez, practica la discusión intelectual que propugna, ofreciendo argumentos y datos. En ocasiones, al hacer parangones con actitudes inquisitoriales del pasado, sucumbe a algunos estereotipos históricos. Pero son defectos ocasionales. Lo que queda es un alegato combativo y documentado a favor de la libertad de expresión frente al corsé de la corrección política. 

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares