Benedicto XVI. La biografía (2)

Benedicto XVI. La biografía

EDITORIAL

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2019)

Nº PÁGINAS984 págs.

PRECIO PAPEL36 €

GÉNERO

A Pablo Blanco, uno de los mayores especialistas en la obra de Benedicto XVI, no le interesa presentar en esta amplia biografía del Papa emérito únicamente los detalles de su trayectoria. Eso lo hizo en una breve biografía de Joseph Ratzinger, publicada en 2005 y en otra, más voluminosa, de 2011. Lo que pretende es relatar tanto la génesis como el desarrollo de sus ideas, partiendo de la decidida vocación teológica de Ratzinger, convencido no solo de que el pontificado de este último ha sido la semilla de la expansiva “primavera” de Francisco, sino también de que su contribución habrá de seguir germinando, de un modo determinante para la Iglesia, en el futuro.

En cualquier caso, a quien se halle familiarizado con el itinerario del Papa alemán, no le sorprenderá que, desde un punto de vista intelectual, también el análisis de su vida arroje las mismas lecciones de humildad y confianza en la providencia. Nada más lejos de la actitud que siempre ha mostrado este “sencillo trabajador de la viña del Señor”, como se presentó ante los fieles el día de su elección, la que ofrece ese pontífice, artificioso hasta rozar el maquiavelismo, encarnado por Anthony Hopkins en la película de Netflix.

Tampoco se adapta la decidida defensa de la razón y la fe de los sencillos, que muestra el pontífice bávaro, con la arrogancia inquisitorial que le suponen quienes desconocen su vida. En este sentido, la obra de Ratzinger ha sido decisiva, explica Blanco, para el reencuentro de posmodernidad y fe, no porque haya propuesto rebajar el dogma, sino por su apuesta por la apertura de la razón: de una razón, en definitiva, “católica”.

Benedicto XVI es un mártir de la sociedad del espectáculo, un peregrino, un revulsivo para la cultura light. La sensación es que la lógica por la que se rige el mundo está alejada de ese filtro sobrenatural por el que él observa la realidad y que le permite, por decirlo así, dar habitualmente en el clavo en sus diagnósticos, sea en el caso de los abusos a menores o a la hora de analizar la crisis contemporánea.

Este Papa de lo esencial, como aparece descrito en el libro, fue el que comenzó el período de reforma en el seno de la Iglesia, aunque lo hizo a su estilo: poco a poco, con precisión y esmero, casi científicamente. Tuvo que bregar en momentos especialmente dolorosos, pero se olvida muchas veces que con anterioridad a su pontificado denunció contundentemente que el mayor mal en la Iglesia es el pecado de sus miembros. O que se reunió con víctimas de la pederastia, por ejemplo, e incluso que insistido una y otra vez sobre la necesidad de purificación de la Iglesia.

Hay que agradecer a Pablo Blanco el esfuerzo realizado para ofrecer al público esta exhaustiva crónica del pensamiento ratzingeriano que analiza sus contribuciones con rigurosidad, sin pasar por alto las cosas que se podrían haber hecho mejor, pero siendo justo con Benedicto XVI y sintetizando lo más importante de su legado.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares