·

Vaya con Dios

Director: Zoltan Spirandelli. Guión: Zoltan Spirandelli. Intérpretes: Michael Gwisdek, Daniel Brühl, Matthias Brenner, Chiara Schoras. 106 min. Jóvenes-adultos.

DIRECCIÓN

GÉNEROS

Cautivado por las hermosas polifonías de Joaquim Despréz, el cortometrajista y realizador televisivo alemán Zoltan Spirandelli decidió hacer una película que girara en torno a la música religiosa vocal de finales de la Edad Media. Para ello recurre a un argumento que le lleva por los caminos del surrealismo más arriesgado. Tres monjes arruinados de la ficticia orden de los cantorianos, supuestamente prohibida por la Iglesia desde siglos remotos, abandonan su monasterio de Brandeburgo en dirección a la Toscana para encontrar a los únicos hermanos de su congregación que quedan. Así, Benno, Arbo y Tassilo atraviesan territorios poco familiares para ellos, enfrentándose a situaciones y experiencias completamente nuevas.

Esta historia, concebida como simpática comedia, se ve seriamente perjudicada por el desconocimiento que muestra de la realidad monacal, y por la lamentable caricatura que hace de la Compañía de Jesús en particular y de la Iglesia católica en general. Tampoco son de recibo las aventuras sexuales del monje Arbo, interpretado por Daniel Brühl, el conocido protagonista de Good Bye, Lenin. Lo que realmente tenía ingredientes para una tierna y amable película se queda en un tópico casi plano y muy manido. Lo único que realmente merece la pena son las escenas de música vocal, que son francamente deliciosas, así como el acertado estilo fotográfico del film.

Juan Orellana

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.