Un toque de canela

TÍTULO ORIGINAL Politiki kouzina

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director y guionista: Tassos Boulmetis. Intérpretes: Georges Corraface, Ieroklis Michaelidis, Renia Louizidou, Stelios Mainas, Tamer Karadagli, Basak Köklükaya, Tassos Bandis, Markos Osse. 108 min. Jóvenes.

Fanis Iakovides (Georges Corraface) es un prestigioso profesor de astrofísica afincado en Grecia. La noticia de la próxima visita de su abuelo Vassilis despierta los recuerdos. Pues la figura del anciano, que vive en Estambul, marcó su infancia. Y cuando la deportación de los ciudadanos griegos de Turquía (el padre de Fanis es griego, y la madre turca) precipitó la separación, nada le hacía sospechar que no volverían a verse en muchos, muchos años.

Drama y comedia, tono agridulce, toque mágico, habilidad para tomar derroteros inesperados. Y el amor a la cocina al fondo, desde la estructura del guión -concebida como un menú con entrantes, plato fuerte y postres- a la insistencia en el uso de las especias, necesarias para dar el toque perfecto a los guisos. Todo entregado con talento por Tassos Boulmetis, director y guionista nacido en Estambul en 1957 y residente en Grecia desde 1964. O sea, con un pasado de elementos comunes a los del film.

Boulmetis consigue hacernos caer en la cuenta de que los grandes dramas colectivos (fruto de las decisiones políticas, como la expulsión de los ciudadanos griegos de Turquía, o el conflicto de Chipre) encierran concretas historias personales, con nombres y apellidos. Y lo hace de un modo que cautiva. Con personajes bien definidos (los actores, casi todos desconocidos, están perfectos) y de sólidos principios. Emociona el padre que no está dispuesto a trocar su fe (es cristiano ortodoxo) por permanecer en Turquía. O la delicada historia del primer amor del pequeño Fanis por la encantadora niña Saime. El peligro del preciosismo vacío es sorteado desde el principio, porque la bella banda sonora de Evanthia Reboutsika y la hermosa fotografía de Takis Zervoulakos están al servicio de la historia; así, contribuyen a convertir en inolvidables momentos como las despedidas en la estación de tren.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares