Damian Nenow y Raúl de la Fuente adaptan la novela homónima de Ryszard Kapuściński, que el mítico reportero escribió sobre la guerra de Angola de 1975. Se trata de una producción polaco-española de animación que usa la técnica “motion capture” junto con imágenes documentales. La cinta tiene gran nivel técnico, la animación de estilo hiperrealista es sobresaliente y las inserciones documentales con testimonios en primera persona de los protagonistas del conflicto dinamizan y aportan interés a la historia.

El cine político de animación ha proliferado bastante en los últimos tiempos y cuenta con títulos destacables como The Green Wave (Ali Samadi Ahadi, 2010) sobre la protesta juvenil en Irán a raíz de las elecciones de 2009, Vals con Bashir (Ari Folman, 2008) sobre la invasión israelí del Líbano en 1982, o Persépolis (Marjane Satrapi, 2007) sobre la revolución jomeinista . Un día más con vida viene a sumarse a ese elenco y nos aproxima a uno de los grandes conflictos de la descolonización africana. Uno de los principales logros de la cinta es acercar ese capítulo de la historia reciente a los espectadores jóvenes.

Gracias a las posibilidades de la animación, la película consigue respetar el tono del texto de Kapuściński y moverse en esa atmósfera confusa entre la locura, el sueño y la realidad que encontramos en las mejores narrativas bélicas (El corazón de las tinieblas, Apocalypse Now). Gustará especialmente a los interesados en la novela gráfica.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print