Chloe es una chihuahua que vive lujosamente gracias a las obsesivas atenciones que le brinda su dueña, una multimillonaria solterona. Todo cambia cuando la perra queda al cargo de una sobrina de la dueña, que se la lleva a un viaje a México.

Pequeño disparate cuyo éxito dependerá de la gracia que los más pequeños encuentren a estos animales parlanchines. El guión ha sido construido como una nueva versión de los 101 dálmatas con personajes de carne y hueso: todos los perros hablan entre sí y se cuentan una historia paralela a la de los humanos. Estos últimos, ciertamente, son personajes casi huecos.

Hay un interesante diálogo norte sur, México-Estados Unidos, tanto en los humanos como en los animales; otro enfrentamiento adinerado-barriobajero, que tiene su gran momento fílmico en la perrera, extraído literalmente de La dama y el vagabundo, y un elemento ridículo, pseudomístico, en el que fantasmas aztecoperrunos se aparecen a Chloe invitándola a vivir con la dignidad que corresponde a una chihuahua.

El director Raja Gosnell (Scooby-Doo) es competente, las aventuras resultan entretenidas y Piper Perabo es una presencia atractiva en la pantalla.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.