The Mexican

Director: Gore Verbinski. Guión: J. H. Wyman. Intérpretes: Brad Pitt, Julia Roberts, James Gandolfini, J.K. Simmons, Bob Balaban, Michael Cerveris. 123 min. Jóvenes-adultos.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Brad Pitt encarna a Jerry, un pequeño gangster, torpe y no muy inteligente, que entró por accidente en los negocios ilegales, y cuyo único deseo es largarse de allí, tanto más cuando su novia Samantha (Julia Roberts) decide marcharse a Las Vegas al ver que él no corta con el mundillo criminal. Como está decidido a seguir a su novia, sus superiores le exigen un último trabajo: cruzar la frontera mexicana y traer una legendaria pistola llamada The Mexican. Esa arma es una joya en su género y un símbolo, como Jerry tendrá ocasión de comprobar durante la odisea que sufre por cumplir el encargo. Mientras tanto, y para asegurarse de que el joven cumple las órdenes con fidelidad, sus jefes envían a Leroy (James Gandolfini), un asesino profesional, para que secuestre a Samantha.

The Mexican es una agradable comedia con demasidos baches para ser una gran película. Parte de éstos son involuntarios: el guión original proponía una historia independiente al estilo de Cerdos y diamantes, es decir gangsters, acción, crímenes, humor negro, sobriedad, montaje dinámico… Al convertirse en una superproducción con un reparto estelar la historia perdió su mordiente y sobriedad y, sin que el resultado sea malo, abrió una serie de brechas que se cubren como se puede. Así, la violencia resulta desconcertante; hay más química entre Sam y Leroy que entre ella y su novio, el final se alarga y se retuerce como una culebra, hasta recurrir a Gene Hackman para que concluya y salve los muebles.

Dicho esto, los aciertos son más numerosos que los fallos: los cuatro actores principales lo hacen bastante bien. Unas cuantas secuencias, particularmente los flash-back que narran la historia de la pistola, resultan memorables, y los diálogos entre Samantha y Leroy no tienen desperdicio. En el fondo, se trata de una película que tiene un fondo romántico clásico y quiere concluir con la gran pregunta sobre una pareja: “¿Cuándo hay que decir ya basta?”, dice Leroy, y él mismo se responde “Nunca”. Y junto a esa fidelidad afectiva propone alejarse del mal camino y, al modo de los boy scouts, hacer una buena acción.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares