Su Majestad Mrs. Brown

TÍTULO ORIGINAL Her Majesty Mrs. Brown

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: John Madden. Guión: Jeremy Brock. Intérpretes: Judi Dench, Billy Connolly, Geoffrey Palmer, Antony Sher, Gerard Butler, Richard Pasco. 103 min. Jóvenes-adultos.

Profesor de arte dramático, director teatral, realizador televisivo, John Madden (Ethan Frome, Golden Gate) repite con Su Majestad Mrs. Brown una de las tradicionales características del cine británico: la recreación histórica. 1804: la Corte y el Gobierno están preocupados, tras la muerte del Príncipe Alberto, por la depresión y tristeza de la reina Victoria, que se niega a cumplir sus obligaciones públicas. Su popularidad decrece, y hasta se habla de abolir la monarquía. El secretario personal de la reina llama a John Brown, leal escocés de Balmoral, para que pasee a caballo a la reina, pensando que le hará bien.

Con la llegada de Brown a la Corte comienza una curiosa historia: no respeta el protocolo, y pronto se convierte en el compañero más íntimo de la reina; ésta, feliz y alegre, sigue apartada de la vida pública. Rumores de una aventura entre los dos comienzan a escandalizar a la alta sociedad, y parece inevitable una crisis en el seno de la Monarquía y en el Gobierno. Pero está Disraeli en él…

Todo es perfecto en su orden: un trabajo de Judi Dench como reina Victoria, que le ha merecido el Globo de Oro y el Premio BAFTA a la mejor interpretación femenina, y estar entre las candidatas al Oscar; los demás actores -gracias a sus bien perfilados personajes- están también espléndidos; una fotografía admirable: palacios, decoración, vestuario, jardines, otros interiores de época… Música… El relato, a través de un guión muy bien construido, se sigue con interés y emoción. No hay un borrón ni un fallo; pero no añade una pulgada a la línea de la creación cinematográfica ni una onza a su peso. Sin embargo, todo en Su Majestad Mrs. Brown es típicamente perfecto.

Pedro Antonio Urbina