Sang Woo y su abuela

Jibeuro

TÍTULO ORIGINAL Jibeuro

GÉNEROS

DIRECTORES

Directora y guionista: Lee Jung-Hyang. Intérpretes: Kim Ui-Boon, Yoo Seung-Ho, Dong Hyo-Hee, Min Kyung-Hoon, YimEun-Kyung. Jóvenes. 87 min.

Segundo largometraje de la coreana Lee Jung-Hyang, Sang Woo y su abuela puede considerarse una obra maestra a pesar de su formato casi minimalista. Describe la estancia de varios meses que Sang-Woo, un chaval de siete años, debe pasar junto a su abuela en un pueblo paupérrimo perdido en las montañas. Acostumbrado a jugar a las playstations, a ver la televisión a todas horas y a comer hamburguesas, Sang Woo se rebela violentamente ante la austeridad de su nuevo hogar. Su abuela, muda y harapienta, será el objeto de sus iras. Pero la infinita bondad y paciencia de la anciana conquistará su corazón.

Dos actores y una cámara dan vida a este portentoso poema sobre el corazón humano, homenaje universal a las abuelas, historia conmovedora y llena de verdad. Muchas cosas se esconden sutilmente en ella. La cultura del hedonismo y el individualismo egoísta reciben un duro golpe en su línea de flotación. El valor de las cosas sencillas, la relación inmediata con la realidad, son las claves de la sabiduría y dignidad de una mujer analfabeta, pero capaz de cambiar el corazón más duro.

La puesta en escena es esencial, con una actriz que, en su vida real, jamas había visto antes una película. El paisaje de los rostros humanos resta protagonismo a un imponente entorno de naturaleza salvaje. La humanidad de los personajes y de muchas situaciones sitúa al film entre los grandes del neorrealismo y del nuevo cine llamado social. La única objeción que puede ponérsele es, quizá, que carga las tintas en la instintividad mal educada de Sang Woo; pero seguramente se trata de una opción deliberada de la cineasta para agudizar los límites de la cultura consumista. En cualquier caso, estamos ante una joyita que obtuvo los premios a la mejor película y guión original en el Festival de Toronto, y el Premio Future Talent de la Organización Católica Mundial de la Comunicación (SIGNIS) en el Festival de San Sebastián.

Juan Orellana

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.