Salvaje

TÍTULO ORIGINAL The Wild

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Steve Spaz Williams. Guión: Ed Decter, Mark Gibson, Philip Halprin y John J. Strauss. Dibujos animados. 94 min. Todos.

Tras diez años al frente de los proyectos de animación de Walt Disney Pictures, Jeffrey Katzenberg se marchó en 1994, tomó prestados varios argumentos que manejaban allí, y se apoyó en ellos para lanzar DreamWorks Animation. El caso más flagrante fue “Antz (Hormigaz)”, que copiaba el proyecto de “Bichos”, de Pixar. Con “Salvaje” se reaviva aquel viejo “affaire”, que molestó mucho a John Lasseter, por entonces vicepresidente creativo de Pixar y que ahora, tras la reciente adquisición de Pixar por Disney, ocupa el mismo puesto que ocupó Katzenberg.

“Salvaje” parte de un argumento parecidísimo al de “Madagascar”, que DreamWorks estrenó el año pasado. Como en ella, los protagonistas son un grupo de animales del Zoo de Central Park, en Nueva York, que escapan de él, deambulan por la gran ciudad y acaban dirigiéndose a la selva. En concreto, aquí son un popular león, una ardilla macho, un koala cascarrabias, una anaconda algo loca y una jirafa hembra, que intentan rescatar al hijo del primero, un leoncito traumatizado por su ridículo rugido.

Al principio pesa la semejanza de “Salvaje” con “Madagascar”; pero poco a poco se va imponiendo un guión también cómico y episódico pero mucho más elaborado, sobre todo en su retrato de las relaciones entre el león y su cachorro. Además, Steve Spaz Williams -hasta ahora supervisor de efectos visuales en la ILM- muestra buenas maneras en este su debut como director y logra mejorar la animación de personajes y los diseños de fondos. En fin: incluso sin la ayuda de Pixar, el departamento de animación de Disney demuestra que tiene bien aprendida la fórmula mágica para ganarse a las audiencias de todo el mundo y de todas las edades, incluso con una competencia mucho más dura que nunca.

Jerónimo José Martín