Sahara

Director: Breck Eisner. Guión: Thomas Dean Donnelly. Intérpretes: Matthew McConaughey, Penélope Cruz, Steve Zahn, William H. Macy, Lambert Wilson. 124 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El temerario aventurero Dirk Pitt y su divertido compañero de aventuras Al Giordino -ambos agentes de la imaginaria Agencia Nacional de Actividades Acuáticas y Subacuáticas- han protagonizado catorce best sellers de Clive Cussler, uno de ellos llevado al cine en 1980 con el título “¡Rescaten el Titanic!” Ahora protagonizan también Sahara, una entretenida superproducción que está teniendo un notable éxito de taquilla y que consolida en Hollywood a Breck Eisner, el hijo del poderoso Michael Eisner, el actual presidente de Walt Disney Co.

En esta ocasión, Pitt y Giordino viajan a África siguiendo la pista de un mítico barco acorazado del ejército confederado, que desapareció misteriosamente durante la Guerra de Secesión. Ya en Nigeria, donde rescatan diversos tesoros, los dos amigos conocen a Eva Rojas, una doctora española de la Organización Mundial de la Salud que está investigando una letal epidemia. Las pistas del barco fantasma y de la extraña enfermedad conducen a los tres personajes hasta Mali, un país asolado por la guerra civil, y en el que gobierna a sangre y fuego un cruel dictador apoyado por un turbio empresario francés.

Como película best seller que es, su trama es violenta, esquemática y poco verosímil. Coherente con ese planteamiento, los personajes son más bien arquetípicos, y sus conflictos dramáticos, superficiales. Sin embargo, el conjunto resulta entretenido y simpático gracias a su tono amable -épico y cómico a la vez-, a la convicción de todos los actores y, sobre todo, a la espectacularidad de la puesta en escena de Eisner, que ha mimado la ambientación, ha aprovechado al máximo los preciosos parajes donde ha rodado y se ha lucido en las numerosas secuencias de acción, en las que se aprecia hasta el último dólar de los más de 100 millones que ha costado el filme. Una agradable sorpresa, pues, que actualiza la exitosa fórmula que empleó Steven Spielberg en su saga de Indiana Jones.

Jerónimo José Martín