Recursos humanos

Guión: Laurent Cantet y Gilles Marchand. Intérpretes: Jalil Lespert, Jean-Claude Vallod, Chantal Barré, Véronique de Pandelaère, Michel Begnez. 100 min. Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El francés Laurent Cantet se ha ganado a la crítica con su primer largometraje, Recursos humanos, Premio Nuevos Realizadores en el Festival de San Sebastián 1999. Se trata de otra incursión por las terceras vías neorrealistas, más autocríticas y despolitizadas, abiertas tras la debacle del comunismo por cineastas como Ken Loach, Mark Herman, Robert Guédiguian, Bertrand Tavernier, los hermanos Dardenne, Gianni Amelio o Walter Salles.

Con ellos, Cantet comparte una visión positiva del trabajo bien hecho, como medio para superar el materialismo insolidario y la tiranía del económicamente más fuerte. Pero se aleja de su exaltación de la iniciativa social, impulsada por la familia, la amistad, la escuela o la religión, frente a la supuesta ineficacia de los partidos políticos y sindicatos. De hecho, aquí una líder sindical comunista saca al joven Franck, recién licenciado en Empresariales, del ingenuo conformismo que ha aprendido en la Facultad y en el que intenta mantenerle su propio padre. Este, un pacífico obrero, ansía ver triunfar a su hijo como ejecutivo en la fábrica donde él lleva 30 años trabajando, aunque eso suponga ceder a las injusticias patronales.

Pesa el maniqueísmo con que Cantet retrata a los directivos de la empresa, así como su acrítica defensa de la jornada semanal de 35 horas, restos del dogma marxista sobre el carácter esencialmente conflictual de las relaciones laborales. Sin embargo, supera esos defectos al centrarse en el conflicto moral de Franck, que responde a aquella máxima de André Malraux: “Hay que enseñar a los jóvenes la grandeza que ignoran de sí mismos”.

El atractivo inconformismo de la trama y su encendida defensa de los recursos humanos como principal valor económico adquieren solidez y autenticidad gracias a un guión riguroso, a una fluida realización casi documental y a las excelentes interpretaciones de todo el reparto, en su mayor parte, no profesional.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares