Quemado por el sol

TÍTULO ORIGINAL Burnt by the Sun / Soleil trompeur

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Nikita Mikhalkov. Intérpretes: Oleg Menchikov, Nikita Mikhalkov, Ingeborga Dapkounaïté, Nadia Mikhalkov, André Oumansky.

Después de Ojos negros y de Urga, este director ruso vuelve a los registros chejovianos con Quemado por el sol, ganadora del Gran Premio del Jurado y del Premio Ecuménico en el Festival de Cannes de 1994 y, ahora, candidata al Oscar a la mejor película en lengua no inglesa. Realmente, con Chejov inició Mikhalkov su tarea de dirección: Pieza incompleta para piano mecánico (1976), y adaptación de relatos de Chejov fue también Ojos negros. En los dos primeros tercios de Quemado por el sol, recrea el mundo y los hallazgos formales de Chejov, con su morosidad familiar y melancólica, bien interpretada, bien retratada. Y en un cambio de registro final, se pasa a la tragedia sangrienta, al crimen político.

Esta ruptura, con pretensiones de sorprender al espectador, tal vez lleve más bien, con la dualidad de tratamiento y de estilo, a perjudicar la unidad y credibilidad de la obra.

En un día de verano de 1936 llega, inesperado, a la dacha de un prestigioso coronel comunista un joven conocido, al que hacía diez años no veían, antiguo novio de la joven esposa del coronel. Transcurre el día, como está dicho, al modo chejoviano: se hace una casi copia de lo que podría ser una desconocida pieza teatral de Chejov: la familia, el desayuno, la pintoresca sirvienta, las abuelas, la niña de la casa, la barca…, en fin, un idilio -aparente- ajeno a toda insidia política; y, a media tarde, de pronto, el drama, consecuencia de la crueldad de las purgas stalinistas.

Ha dicho expresamente Nikita Mikhalkov que no se puede juzgar en la actualidad a la gente de Rusia -desde 1917 hasta la caída del comunismo- ni acusarla: fue engañada. Tesis que sigue la suerte de la película misma: como ella puede parecer tan comprensiva, pero tan cómoda y falsa. Lo mejor de Quemados por el sol es su repetición chejoviana.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares