La cometa azul

TÍTULO ORIGINAL The Blue Kite

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Tian Zhuanzhuang. Intérpretes: Lu Liping, Yi Tian, Zhang Wenyao.

A diós a mi concubina, Vivir, y, ahora, La cometa azul, abordan las andanzas de sus personajes a la par que discurre la historia reciente de China. Los directores chinos ansían abordar de modo crítico unos sucesos que han sido decisivos para la historia de su país; y lo hacen, aunque las autoridades pongan todo tipo de trabas. De hecho, Kaige, Yimou y Zhuangzhuang han creado un minigénero; nadie debería asombrarse de tal insistencia si se compara con lo sucedido en Estados Unidos con la guerra de Vietnam.

La voz de Tietou, un niño, narra la dramática historia de su familia, que discurre paralela a las convulsiones que agitan a la China comunista de los años 50 y 60: Campaña Antiderechista, Gran Salto Adelante y Revolución Cultural. Cada una de estas etapas marca a Tietou, que recuerda los tres matrimonios de su madre, tras quedar viuda. Este hacerse y deshacerse de la vida familiar lo simboliza en la película la cometa azul con la que a menudo juega el niño. Cuando se engancha en un árbol y se rompe, el suceso no tiene importancia: se puede construir una cometa nueva.

Zhuangzhuang es tremendamente crítico hacia los abusos del régimen comunista; injusticias, delaciones dentro de la misma familia, persecución absurda de la cultura… son, en determinados períodos, moneda corriente. Es un panorama en el que la palabra clave es “supervivencia”, y eso busca asegurar la madre de Tietou para ella y su hijo, apoyándose en el resto de la familia.

El ritmo de la película es algo cansino, a veces de una lentitud exasperante para el espectador occidental. El director se toma su tiempo, se detiene mucho en los planos, ciertamente muy bellos, y algunos llenos de colorido. Sin embargo, hay que resaltar a su favor que lo hace para decir cosas. Zhunagzhuang aborda temas muy universales -como la reconciliación, la magnanimidad, la lealtad- con una sutil hondura que hace reflexionar.

José María Aresté