Qué tan lejos

Directora y guionista: Tania Hermida. Intérpretes: Cecilia Vallejo, Tania Martinez, Fausto Miño, Pancho Aguirre. 92 min. Jóvenes-adultos (D)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Esperanza, una extrovertida barcelonesa de cerca de treinta años, va de vacaciones a Ecuador, donde todo le parece “muy guay o alucinante”. En el autobús que hace la ruta de Quito a Cuenca conoce a Maria Teresa, una muy seria e intelectual universitaria, poco más joven que ella que, como reacción temperamental ante su compañera se presenta con el nombre de Tristeza. Una huelga y el cierre de las carreteras obliga a detenerse el autobús en el que viajan, pero Tristeza no tiene tiempo que perder y decide seguir a pie, confiando en que el autostop le permitirá llegar a Cuenca a tiempo de impedir la boda de su infiel novio. Esperanza decide viajar con ella. Asistimos a un viaje en el que las dos jóvenes, conocerán gentes y lugares interesantes, mientras cambian impresiones sobre el país, el gobierno, la sociedad, los indígenas, los turistas, los ecuatorianos, los españoles, el sentido de la vida, de la historia y de tantas otras cosas que importan.

La ecuatoriana Tania Hermida (Cuenca, 1968) ha escrito un guión sencillo y notable, nada choca, nada es estridente, sale del corazón, es desgarrador y tiene una buena dosis de humor. El tema principal, si esta cinta tiene uno, sería la situación de Ecuador, vista con un poco de amargura y cinismo, pero también con amor. La conversación de las dos jóvenes, y de alguno más que acompaña en el viaje, le sirve a Hermida para desahogarse; además se trata de un diálogo inteligente, que evita los tópicos. A lo largo del viaje surgen muchas preguntas -no sólo de carácter político y social- que deja sin responder, pero que el espectador siente que debe responder por su cuenta.

La realizadora (formada en la escuela de cine de San Antonio de Baños y ayudante de dirección en María llena eres de gracia, Prueba de vida y Crónicas) lleva la historia con un pulso perfecto, no hay giros bruscos, salidas de tono o bajadas de tensión; avanza implacable a través de montañas, valles, playas y bares, pueblos y ciudades, al ritmo de la conversación, consiguiendo la empatía del espectador. Buena parte del mérito la tienen las dos desconocidas actrices que dejan a Thelma y Louise al nivel de vulgares voceras de eslóganes baratos y gastados. El resto es la tierra, bellamente fotografiada por Armando Salazar, y la música, una simple guitarra acústica en las manos de Nelson Garcia.