Pulgarcita

Director: Don Bluth. Dibujos animados.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tras unos años de problemas económicos en su productora, Don Bluth (Nihm, Fievel y el Nuevo Mundo, En busca del Valle Encantado, Todos los perros van al cielo…) retorna a la gran pantalla con este nuevo largometraje de animación, basado en el cuento clásico de Hans Christian Andersen. Más extensa que sus obras anteriores, conserva muchos de sus atractivos, aunque no le ha salido redonda.

Pulgarcita es una joven diminuta nacida de una bella flor. Vive en un pueblo, con su madre y multitud de simpáticos animales domésticos. Los complejos por su tamaño desaparecen cuando se enamora de ella el príncipe del reino de las Hadas. Sin embargo, el romance se rompe bruscamente cuando Pulgarcita es secuestrada por una rana cantante. Logrará escapar, pero, tras sortear mil peligros, caerá en las garras de un galante escarabajo y más tarde en las de un topo egoísta. Mientras tanto, el príncipe la buscará desesperado, poniendo su vida en peligro.

La película arranca con un homenaje al famoso cortometraje de Disney El viejo molino, para ofrecer a continuación una espectacular panorámica en travelling de un bello París medieval. Ésta y otras panorámicas similares constituyen lo mejor de la película, que demuestra el absoluto dominio técnico de Don Bluth y Gary Goldman, que han codirigido la película. Los numerosos personajes están muy bien animados, y esta vez la música y las canciones son de mayor calidad que otras veces, en su atractiva combinación de temas sinfónicos y variados ritmos modernos.

Sin embargo, el guión de Don Bluth está un poco desequilibrado, y cuesta seguir la historia. Este desequilibrio se debe quizá a que hay demasiadas subtramas y también al tono decididamente infantil que ha adoptado Don Bluth. La película está destinada a los más pequeños, de modo que salta de una situación a otra sin profundizar en las motivaciones de los personajes. En este sentido, Pulgarcita interesará menos al público adulto que las últimas producciones de la Walt Disney.

En cualquier caso, por su tono clásico y por su bella factura visual, el film gustará al público infantil y a los aficionados al cine de animación. Además, incluye muchas ideas positivas a favor de la familia, la amistad y el valor, y en contra de la frivolidad y el egoísmo.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares