Rose Pamphyle es una chica de pueblo que, a finales de los 50, sueña con labrarse una carrera de jovencita moderna en la ciudad, trabajando como secretaria. La contrata para su despacho Louis Échard, a quien fascina por su rapidez como mecanógrafa, aunque solo utiliza dos dedos. Empeñado en hacerla triunfar en campeonatos de velocidad con máquina de escribir, acepta tenerla como secretaria a pesar de su manifiesto desorden. Simpática y ligera comedia de teléfonos blancos, de humor suave, cuya principal referencia, empezando por los títulos de crédito, y siguiendo por el físico de los protagonistas, Romain Duris y Déborah François, son las deliciosas películas de Rock Hudson y Doris Day. El tono es amable e idealizado, ...

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.