Pan y tulipanes

TÍTULO ORIGINAL Pane e tulipani

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Silvio Soldini. Guión: Doriana Leondeff y Silvio Soldini. Intérpretes: Licia Maglietta, Bruno Ganz, Giuseppe Battiston, Antonio Catania, Marina Massironi. 106 min. Adultos.

Rosalba es un ama de casa de mediana edad. Su marido es un empresario de Pescara que sólo vive para los negocios, y cuyo hijo mayor colabora con él. Su otro hijo es problemático: a punto de terminar la secundaria, no quiere estudiar. Ninguno de ellos hace el menor caso a la madre. De hecho, durante una excursión, Rosalba es olvidada en un área de servicio. Así que la mujer decide volver a casa por su cuenta. Termina en Venecia, donde “se toma unas pequeñas vacaciones”, según escribe a su familia. Allí, la mujer alquila una habitación en la casa de un misterioso y redicho camarero de origen islandés, consigue un empleo en la floristería de un viejo anarquista, hace amistad con una vecina masajista, retoma su afición por la música’ Cuando su marido la localiza y le pide que vuelva, ha recuperado la alegría de vivir, de modo que las cosas ya no volverán a ser como antes.

Pan y tulipanes es una comedia ligera, que no pretende hacer reír sino mantener la sonrisa. El guión es ágil y logra que una serie de situaciones anormales llegan a parecer naturales. Al mismo tiempo, el director mueve con mano maestra media docena de personajes entrañables -sólo falla un poco la construcción de Constantino, un gordo fontanero metido a detective-, interpretados por un magnífico plantel de actores, entre los que destacan Licia Maglietta y Bruno Ganz

Sin alejarse de la vida cotidiana, la película está llena de magia y fantasía. Sería una delicia si no fuera por la solución inmoral que propone: divórciate y todo arreglado. Sin duda, Silvio Soldini rompe una lanza a favor del ama de casa, de valorar su trabajo, auténtico cimiento de la familia. Pero el afán de vivir y ser valorada abre a la mujer infinitas posibilidades, de las que sólo ha seleccionado la más fácil y tramposa.

Fernando Gil-Delgado

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares