No Tengas Miedo

No Tengas Miedo

TÍTULO ORIGINAL No Tengas Miedo

PRODUCCIÓN España - 2011

DURACIÓN 90 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Sensualidad

ESTRENO28/04/2011

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seis años después de Obaba, el navarro Montxo Armendáriz (Tasio, Secretos del corazón) se pone de nuevo tras la cámara en No tengas miedo, duro drama intimista que relata –según sus propias palabras– “la historia de una joven que lucha por recuperar su dignidad y superar las secuelas que le produjeron los abusos que sufrió en la infancia”. Ella es Silvia (Michelle Jenner), una violoncelista de 25 años, silenciosa y solitaria, que se decide por fin a tomar las riendas de su vida. Pero su padre (Lluís Homar) sigue acosándola, y su madre (Belén Rueda) se desentiende de ella tras divorciarse y comenzar a vivir con otro hombre.

En el concreto desarrollo de los peliagudos conflictos de sus personajes, el guión de esta película resulta a veces demasiado opresivo, reiterativo y escueto, sobre todo en su recta final. Y, en realidad, sólo profundiza un poco en sus causas y consecuencias a través de crudos insertos que recrean terapias de grupo de víctimas reales de acosos sexuales. De todas formas, Armendáriz le saca bastante partido visual y dramático, gracias a una sobria y pudorosa puesta en escena naturalista, llena de sugerentes planos secuencia. Y lo llena de humanidad a través de una contenida dirección de actores, especialmente brillante en el caso de la joven Michelle Jenner, que realiza su mejor interpretación hasta la fecha.

Por otra parte, aunque quizás se queda un poco corto en sus objetivos, cabe elogiar su valiente incorrección política al tratar con humanidad, sin burdas caricaturas, al patético padre abusador, que acaba hasta dando pena. Y acierta de lleno al condenar –frente a tanto feminismo de salón– a esa madre egoísta e independiente, que abandona a su hija y mira hacia otra parte. Hasta el punto de que –como ha indicado el propio Armendáriz– el personaje que encarna Belén Rueda se convierte en un incómodo icono de la individualista e insolidaria sociedad actual.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares