Miss Bala

Miss Bala

TÍTULO ORIGINAL Miss Bala

PRODUCCIÓN México - 2011

DURACIÓN 113 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Violencia, Sexo

ESTRENO11/09/2011

GÉNEROS,

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Esta película mexicana retrata el impacto brutal que el negocio de la droga está teniendo en el país, especialmente en la zona fronteriza con Estados Unidos, donde están los principales compradores de los carteles mexicanos.

Se cuentan por decenas de miles los muertos de esta auténtica guerra. Un periodista mexicano preguntó a Benedicto XVI sobre el tema en el avión que les llevaba a México en marzo pasado. “La Iglesia –dijo el Papa– tiene la gran responsabilidad de educar las conciencias, educar en la responsabilidad moral y desenmascarar el mal, desenmascarar esta idolatría del dinero, que esclaviza a los hombres solo por él; desenmascarar también las falsas promesas, la mentira, la estafa, que están detrás de la droga”.

El director y coguionista ha querido contar la historia desde un punto de vista poco habitual. En este caso, la protagonista es Laura Guerrero, una chica de veintipocos años que vive de manera modesta y honrada. Laura sueña con participar en un concurso de belleza de la región. Por una serie de casualidades se ve metida en un mundo implacable de violencia, corrupción y degradación moral en el que, además de delincuentes convencionales, hay políticos, policías, militares y jueces.

La cinta es trágica, dura y descarnada, pero hay que agradecer su sobriedad, su voluntad de no banalizar el asunto. La conexión con la excelente cinta colombiana María, llena eres de gracia es evidente: una gran actriz, un guión bien construido, una expresiva realización con un montaje dinámico que acierta al no acelerar el relato para lograr que el espectador pueda ir sintiendo el desamparo de la protagonista.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares