Mina Tannenbaum

Directora: Martine Dugowson.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Intérpretes: Romane Bohringer, Elsa Zylberstein, Florence Thomassin.

De no haber sido tan desmedido su metraje -130 minutos- hubiera sin duda sido otra película, pero tal vez más eficaz y conseguida. Premio a la Mejor Película en el Festival de Cine de Mujeres de Madrid (1994), tiene un relevante aire femenino; es cierto que otras obras de mujeres no lo denotan, pero en ésta su femineidad es un valor.

Narra la historia de la amistad -desde los cinco años hasta los treinta- de Mina y Ethel, en un arco de tiempo que va desde la década de los sesenta hasta casi hoy, en París. La ciudad e interiores, vestuario, maquillaje, conversaciones y comportamientos son presentados en su cronología con cuidada, detallista y significativa expresividad. Con esa misma atención a los detalles, Martine Dugowson utiliza a lo largo del film muy variados recursos cinematográficos, que sin embargo enriquecen el conjunto. Éste permanece unitario, pues detalles y recursos, toques de humor, tienen un aire común: que todo cumpla una estética prefijada.

De origen judío, las familias traducen esa realidad; la religiosidad de los mayores, sus traumas de guerra, y la falta de aprecio de los jóvenes por su raza y costumbres, por la religión; las dos protagonistas no viven su fe judaica o no la tienen, y, a pesar de otras virtudes, entran de lleno en el permisivismo sexual, en el egoísmo, en el olvido del prójimo. Su desarraigo familiar y social explicaría la infelicidad y el fracaso vital de ambas amigas, su trágico final, quizá innecesario.

Pedro Antonio Urbina

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares