·

Mare of Easttown

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2021

DIRECCIÓN

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNViolencia, Sexo

ESTRENO19/04/2021

EPISODIOS7 episodios de 50 min.

PLATAFORMAS

Mare of Easttown es una coproducción de HBO, wiip Studios y Mayhem Pictures. Su guionista y showrunner es Brad Ingelsby, que escribió The Way Back, una apreciable película de redención deportiva que protagonizó el atribulado Ben Affleck. Craig Zobel dirige los siete episodios que siguen la vida de Mare Sheehan, una detective de Easttown, un ficticio pueblo de Pensilvania.

Que yo les cuente la vida de Mare es reventarles la serie, que tiene en la administración de la información sobre los motivos del atasco existencial de la abuela y policía de 45 años uno de sus principales logros. No lo haré.

Kate Winslet es Mare, la aguja sin hilo que va entrando en la tela de una comunidad en la que todos se conocen y de algún modo han compartido instituto, deporte, discotecas y oficios religiosos. En Easttown están presentes muchos de los males de un país en el que hay un poderoso sentido de comunidad que convive con un individualismo que determina el cuándo, dónde y cómo de los puntos de encuentro.

Las drogas circulan por Easttown, desde la marihuana a las sintéticas, pasando por la cocaína. El alcohol, no digamos. La promiscuidad sexual de jóvenes cada vez más jóvenes es causa y consecuencia de que no saben qué quieren ser y con quién quieren compartir algo más que un rato de placer. Los mayores, sus padres, han roto matrimonios y trivializado el sexo, desgastando la posibilidad de ser una referencia creíble para los hijos. Hay religiosidad en una serie en la que también los clérigos tienen debilidades y el sentido moral está bastante averiado. Es un aspecto que me parece inteligente en la evolución dramática, que tiene en el capítulo final un cierre sencillamente magnífico.

Pretender que Mare of Easttown suponga una novedad en cuanto al tratamiento de una investigación criminal en un pueblo de unos pocos miles de habitantes es una ingenuidad. Obviamente, la serie no es temáticamente original, por un lado; y salta a la vista que los creadores conocen otras miniseries similares como las británicas Happy Valley y Broadchurch.

Hecha esta advertencia, me parece que Mare of Easttown es una miniserie notable: está bien escrita, porque no pierde de vista la serialidad en la manera de desarrollar los personajes y sus relaciones, colocando siempre a Mare en el centro; porque en el fondo lo que se cuenta es una historia de redención, de asunción del misterio del mal. Cuenta algo interesante y lo cuenta bien, dando mucho protagonismo a las mujeres que tienen que lidiar con un ambiente tóxico y con crímenes no resueltos. No es lo mismo tratar esta historia en una película de dos horas que hacerlo en siete capítulos de 50 minutos, disponibles a razón de uno por semana (otra historia es verla en menos tiempo, porque ya está disponible, cosa que la perjudica a mi juicio, como a casi todas las series dramáticas que entran en la categoría del thriller existencial).

La serie está bien rodada: no quiere o no puede (yo creo que lo primero) tener una gramática audiovisual de ensayista sobre la estética del mal. Le sienta bien un realismo romo que marca el modo de vestir y de comportarse de unos personajes que tienen, como la mayor parte de los norteamericanos, un intercambio mimético entre la realidad y la ficción. Los bares, los cuartos de estar de las casas, las tiendas, los centros comerciales, la comisaría no quieren ser memorables, más bien todo lo contrario.

Áspera, dura y turbia, malabarista en algunos momentos para mantener la intriga acumulando miserias y ruindades, Mare of Easttown no se apunta al malditismo fatalista, ni al morbo repulsivo en la representación que algunos se empeñan en justificar con argumentos que no aguantan ni un soplido. La serie es entretenida, conmueve, asusta, intriga, engancha. Se atreve a gritar alto y claro algo por desgracia infrecuente: que se puede ser mejor, que se puede cambiar, que perdonar es la forma más sublime de amar. No es poca cosa.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.