El niño ciervo

El niño ciervo

TÍTULO ORIGINAL Sweet Tooth

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2021

PÚBLICOTodos los públicos

EPISODIOS8 capítulos de 55 min.

PLATAFORMAS

ESTRENO04/06/2021

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El pequeño protagonista de esta historia tiene que descubrir quién es y de dónde han salido sus orejas y cuernos de ciervo. La esencia de la filosofía (“conócete a ti mismo) en ambiente distópico. Los creadores son un director que se estrena en esta producción (Beth Schwartz) y otro que tiene una cierta y poco defendible trayectoria: Jim Mickle (Somos lo que somos, Stake Land, El lado siniestro de la luna). Todo hacía presagiar una serie rutinaria más de apocalipsis en bucle, que poco tenía que aportar.

Es verdad que la serie no termina de funcionar en los primeros capítulos. Es una presentación de personajes y del mundo desolado que no pasará a la historia. Pero a partir del tercer episodio, la aventura cobra fuerza y los personajes empiezan a tener interés, con un buen ritmo narrativo. Todo lo que sucede en la serie recuerda mucho la ansiedad mundial que hemos vivido en los últimos meses, y le añade un tono esperanzado y optimista que resulta muy necesario, siempre y cuando se gradúe el sentimentalismo de la historia (algo que felizmente sucede en un guion astuto y contenido).

Uno de los hallazgos de la serie es el protagonista, Christian Convery, un canadiense de 11 años al que habíamos visto en papeles menores en Sobrenatural, Legión o Pup Academy. Su personaje es muy spielbergiano, con un arco dramático en el que hay ternura, audacia y una búsqueda de las raíces filiales conmovedoras.

El diseño de producción, las localizaciones y la fotografía tienen un altísimo nivel, así como la acertada selección musical, que incluye canciones tan populares e inmortales como Dirty Paws, de Of Monster and Men; Hello Miss Lonesome, de Marlon Williams; Never Going Back Again, de Fletwood Mac, o Wildflowers, de Tom Petty.

Netflix todavía no ha confirmado que habrá segunda temporada, aunque el éxito de crítica y público ha sido rotundo.