Los espigadores y la espigadora

TÍTULO ORIGINAL Les glaneurs et la glaneuse

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Directora: Agnès Varda. Guión y montaje: Agnès Varda. Documental. 82 min. Jóvenes.

Nacida en 1928, Agnès Varda ha dirigido desde 1954 doce películas de ficción que le han ganado muchos premios y el apodo de “la mamá de la Nouvelle Vague”. En los 60 compaginó esta faceta creativa con la realización de originales documentales, como los que dedicó a su marido, el cineasta francés Jacques Demy. La cima de esta línea la ha alcanzado en Los espigadores y la espigadora, Premio Arte al mejor documental europeo del año 2000. Se trata de un inteligente varapalo a los despilfarros consumistas a través de la exaltación de los que espigan, recolectan, reciclan lo que otros tiran como desperdicios.

Varda asienta la vigencia de los espigadores en toda la tradición cultural occidental, desde la Sagrada Escritura hasta dos cuadros clásicos. Una vez delimitado el tema, Varda se lanza a las calles y carreteras francesas en busca de esa gente que vive, disfruta y hasta crea con lo que otros desechan como basura. De este modo, además de criticar el consumismo, Varda subraya el placer de la recogida al paso que tropieza con hallazgos tan asombrosos como unas patatas con forma de corazón.

Varda plantea este “documental de camino errante” -así lo llama- como una exposición más o menos ordenada de sus notas de viaje. Esta opción se demuestra acertada, pues llena de frescura y autenticidad las jugosas reflexiones de la gente real que aparece en pantalla. Además, la directora francesas se reserva varios momentos brillantes en los que se presenta como espigadora de imágenes y reflexiona sobre el arte fílmico y su propia vejez.

Queda así un estimulante fresco impresionista, con una atractiva libertad formal, un sensacional acompañamiento musical y una luminosa visión de las miserias de las sociedades desarrolladas y de las grandezas de muchas de sus gentes, que protagonizan la silenciosa revolución de las pequeñas cosas.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares