Ladybird, Ladybird

Director: Ken Loach. Intérpretes: Crissy Rock, Vladimir Vega, Sandie Lavelle.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Ken Loach suele afrontar situaciones límite. Pero nunca había presentado un conflicto dramático tan desgarrador como el de Ladybird, Ladybird, basado en un hecho real.

Maggie (Crissy Rock) es una mujer inestable, madre de cuatro hijos de distinto padre. A causa de una negligencia, los cuatro están a punto de pereceren un incendio. La Asistencia Social une este incidente a otros puntos oscuros del pasado de Maggie, y decide retirarle la custodia de los hijos. Esto produce el hundimiento moral de la protagonista, que sólo se ve apoyada por Jorge (Vladimir Vega), un refugiado paraguayo que podría ser el amor de su vida.

El director cuenta con un guión Rona Munro muy bien articulado, que logra que interesen los personajes. Loach continúa con su característico estilo de cine documental, que imprime el apetecido estilo realista y profundamente duro del relato. También sigue Loach con su particular guerra contra el Estado británico. Esta vez, el centro de sus iras es la Asistencia Social, de la que hace un cuadro en el que faltan las luces y que carece por tanto de perspectiva.

De todos modos, el film plantea una interesante cuestión. ¿En qué punto concreto la incapacidad de unos progenitores para educar a sus hijos legitima la intervención del Estado en orden buscarunos nuevos padres? Tan claro como el amor de Maggie por sus hijos, lo son su incapacidad de escuchar, su agresividad. Pero quizá su caso no sea tan diferente del de muchas personas que no atienden bien a sus hijos. Arbitrar medios para ayudarles en su tarea educativa ha de ser tareaprimordial, antes de recurrir a la opción extrema de separar a padres e hijos.

José María Aresté

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares