La red

TÍTULO ORIGINAL The Net

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Irwin Winkler.Intérpretes: Sandra Bullock, Jeremy Northam, Dennis Miller.

Después de algunos tímidos tanteos -Tron, El cortador de césped-, se ha puesto de moda un subgénero cinematográfico que tiene como tema central la informática y la realidad virtual. Títulos como Acoso, Johnny Mnemonic o Virtuosity reflejan la creciente preocupación por los peligros de la desmesurada importancia de las computadoras en el mundo actual. El veterano productor Irwin Winkler ha elegido este tema para La red, su tercera película como director. Con ella se ha ganado por fin el favor del público, tras los fracasos de Caza de brujas y La noche y la ciudad.

La película narra las dramáticas peripecias de Angela -magnífica, una vez más, Sandra Bullock-, una joven y solitaria analista de sistemas, especializada en virus. Un día descubre accidentalmente la mortífera tela de araña de corrupción y fraude que han tendido unos piratas informáticos a través de la red Internet. Comenzará entonces para Angela una angustiosa huida, en la que tendrá que sufrir incluso la pérdida absoluta de su personalidad pública.

A pesar de varias caídas de intensidad, el bien trabado guión y la correcta realización de Irwin Winkler consiguen mantener un interés creciente por la trama, que retoma, a distintos niveles, elementos de El fugitivo, La tapadera, El Informe Pelícano e, incluso, Estallido.

La película no es muy profunda, pero incluye algunas críticas acertadas a la deshumanización de las relaciones sociales. Además, en su afán de desarrollar la trama en un ambiente cotidiano y realista, que acerque al espectador la enorme tensión de la historia, acaba haciendo de pasada un diagnóstico sugerente de muchas deficiencias de las sociedades desarrolladas, como la tendencia a la soledad, la obsesión por el enriquecimiento fácil, la falta de un sentido profundo del trabajo, la insolidaridad… Todo esto hace que la película, además de entretener, consiga también hacer pensar un poco al espectador.

Jerónimo José Martín