La pasión del rey

TÍTULO ORIGINAL Le roi danse

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Gérard Corbiau. Guión: Eve de Castro, Andrée Corbiau y Gérard Corbiau. Intérpretes: Benoît Magimel, Boris Terral, Tchky Karyo, Colette Emmanuelle, Cécile Bois, Claire Keim. 108 min. Jóvenes-adultos.

Luis XIV tiene 14 años. El reino está en manos de su madre y de su entorno, un grupo de nobles revoltosos (la Fronda) que se adornan con una falsa capa de virtud y religiosidad. A través de la música, el rey va a transformar su corte en el centro de atracción de Europa. El músico italiano Lully será su instrumento. El rey es un gran bailarín, y Lully compone fastuosas coreografías que realzan su figura hasta convertirle en el Rey Sol.

En la historia de Lully, el belga Gérard Corbiau ha reencontrado su tema favorito: el artista obsesionado por su arte. Es la misma historia de El maestro de música o de Farinelli, con más oficio pero igualmente vacía. Se trata de una historia sin historia, de un pretexto para liberar emociones a partir de un barroco montaje de música e imágenes, dirigido al corazón más que a la inteligencia. No hay drama ni tensión. Los hechos, el reinado de Luis XIV, su corte, sus batallas, apenas se nombran. Se dan por supuestos. El drama de Molière o el del matrimonio del músico reclaman a gritos la atención del guionista, pero son dejados de lado. El cineasta se centra en Lully y en sus dos obsesiones: el Rey, a quien adora de forma enfermiza -se sugieren tendencias homosexuales en este músico libertino, padre de seis hijos-, y su música. Y, desde ahí, se plantea si el arte está por encima del hombre.

Técnicamente, la película está bien construida. Las imágenes son impactantes, siempre supeditadas a la música, auténtica protagonista de este film, que alcanza su cumbre en las escenas de baile, bellas, fastuosas, llenas de color. En cuanto a la verdad histórica, claramente no es el tema de la película.

Fernando Gil-Delgado