La habitación de Fermat

Guión: Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña. Intérpretes: Alejo Sauras, Elena Ballesteros, Federico Luppi, Lluís Homar, Santi Millán. 90 min. Jóvenes-adultos. (VD)

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cuatro matemáticos de diversas edades y condiciones, desconocidos entre sí, son convocados por carta por un tal Fermat para participar en un misterioso y exclusivo concurso. De este modo, los cinco se reúnen en un inmenso almacén de grano, en mitad del campo, pero dentro del cual hay una habitación perfectamente amueblada y equipada. Al poco de comenzar la reunión, al tal Fermat le llaman por teléfono y abandona el lugar. Quedan así tres hombres y una mujer, que deberán luchar contra el reloj y una angustia creciente. Pues, en cuanto se pasan del tiempo previsto para resolver los problemas lógicos, que les plantean a través de una PDA, la habitación comienza a menguar, triturando todo lo que las paredes encuentran a su paso.

Después de rodar varios cortos, y trabajar como guionistas y realizadores para diversos programas televisivos, el coruñés Luis Piedrahita y el gijonés Rodrigo Sopeña debutan al alimón como directores de largometrajes con La habitación de Fermat, angustiosa intriga, similar en su planteamiento a películas como Cube, Intacto o Saw, y heredera en su estilo de las novelas de Agatha Christie y de las películas de Hitchcock y sus imitadores posteriores. El guión es más bien trivial, y padece claras incoherencias y artificiosidades, que irritarán a lo más exigentes. Pero estos defectos se disimulan gracias a las intensas interpretaciones y sobre todo a una agresiva planificación, muy sugestiva en las escenas en exteriores y habilísima en el aprovechamiento dramático de la aterradora habitación menguante: un cuarto con vida propia, que obliga a los personajes a desplegar todos sus conocimientos matemáticos y a desvelar los oscuros secretos que guardan en sus corazones.

Sólo cabe desear que, en sus futuras películas, Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña enriquezcan esa brillante factura formal con un argumento con más enjundia dramática y moral.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares