La fiesta del chivo

TÍTULO ORIGINAL The Feast of the Goat

GÉNEROS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Director: Luis Llosa. Guionistas: Luis Llosa y Augusto Cabada. Intérpretes: Tomás Milian, Isabella Rossellini, Paul Freeman, Juan Diego Botto, Stephanie Leónidas.100 min. Adultos. (VXSD)

“La fiesta del chivo” es una novela de Mario Vargas Llosa sobre el final de la dictura de Trujillo en Santo Domingo.

El peruano Luis Llosa, primo del novelista, la ha llevado al cine. La historia se mueve a base de “flashbacks” entre dos periodos: en los años sesenta, donde se nos presenta a una niña, Urania, hija del prócer trujillista Agustín Cabral, y en los años noventa, donde vemos a una madura Urania que regresa a Santo Domingo después de 35 años de ausencia, y cargada de rencor por un pasado mantenido en secreto. La siniestra sombra del presidente Trujillo hace de sutura entre ambos periodos y esconde la clave del conflicto íntimo de Urania.

Personajes históricos y ficticios se dan cita en este drama que denuncia los abusos despóticos de una dictadura de hierro que duró más de treinta años.

Como hiciera Pasolini con “Salò”, novelista y director utilizan el abuso sexual como metáfora límite de los excesos de poder y nos ofrecen un retrato estremecedor de un gobernante que desconoce cualquier límite moral al ejercicio de su mando.

La puesta en escena realza los acentos maniqueos de la cuestión, y se recrea con crudeza en las arbitrariedades y perversiones de Trujillo. Como es habitual en las producciones de Andrés Vicente Gómez, no falta alguna escena sexual de tratamiento burdo.

Sin embargo, el tono general del film es brillante, aunque esquemático desde el punto de vista ideológico. El tratamiento de la jerarquía católica es algo ambiguo, pero discreto. La narración funciona y mantiene el interés aunque se adivina demasiado pronto el desenlace.

Stephanie Leónidas e Isabella Rossellini aciertan al dar vida a Urania, una niña inocente y vital, la primera; una mujer amargada y hundida, la segunda.

Una película aceptable, muy matizable, que nos introduce en unos episodios históricos desconocidos para el gran público joven.

Juan Orellana

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares